Bienestar
Aprende a elegir el perfume ideal para tu piel
Bienestar

El gran problema de nosotras las mujeres con los perfumes es que al poco tiempo de haberlos comprado nos damos cuenta de que no eran exactamente lo que buscábamos, o que la fragancia es demasiado intensa para nuestro gusto, o demasiado suave. Para dejar de echar nuestra inversión a la basura te presentamos unas pautas para aprender a elegir un buen perfume, uno que nos caracterice o describa nuestra forma de ser.

Antes que nada debes saber que los perfumes huelen distinto en cada persona, es decir, una misma fragancia no exhala el mismo aroma en diferentes personas. Esto se debe principalmente al PH de la piel que destaca unas fragancias de otras; las notas cítricas, florales, amaderadas, etc. pueden parecer distintas aunque el perfume no varíe. Incluso puede darse el caso de fragancias masculinas que aplicadas en mujeres adquieren una nota femenina.

fragancias

Por ello tenemos que pensar en qué es lo que verdaderamente nos gusta en cuanto a olores y notas aromáticas se refiere. Primero debes realizarte un test de preferencias e incluye colores de la fragancia, las esencias base usadas en la composición de los perfumes -como las notas amaderadas, florales orientales, cítricas, frutales, etc. Éstas son las que definirán nuestro carácter a primera impresión.

Los principales errores que cometemos al comprar un perfume es dejarnos llevar por su apariencia o por la marca; lo segundo es que no nos tomamos el tiempo para dejar que la fragancia libere las notas base. Toda fragancia está compuesta por notas de salida, que suelen ser las más frescas, y por las notas base, que son liberadas con el tiempo, éstas son las que le dan la personalidad al perfume y las que debemos esperar antes de decidirnos a comprar.

Podríamos decir entonces que para comprar una fragancia debemos primero rociar la fragancia en la piel y dejar pasar el tiempo (con unos 15 a 20 minutos es suficiente), luego de este período debemos percibir la fragancia y constatar si está acorde a nuestra personalidad. De ser así habremos conseguido nuestro objetivo. (Vía)