Bienestar
MiniNota de Hoy   ¡Hay que cambiar! 
Bienestar

 

Tres hechos de relevante significación han colocado contra la pared al incapaz Maduro. Primero fue el fiscal Franklin Nieves, quien con sus prolijas denuncias desnudó toda la cobarde tramoya montada para aislar del escenario político a Leopoldo López. Fue directo al grano y acusó de esta vil maniobra al propio Nicolás. Todavía no ha podido recuperarse de esas imputaciones que, por lo demás, revelaron por enésima vez, como el Ejecutivo, de manera frecuente y abominable, usa los tribunales para perseguir la disidencia política.

El segundo episodio corresponde a la detallada carta que Luis Almagro, Sec. Gral de la OEA, le envió a la obsecuente presidente del CNE, Tibisay Lucena. Que, si bien está dirigida a ella, el destinatario verdadero es Maduro.  Esa misiva constituye un valioso documento, no solo por las demoledoras acusaciones sobre los reiterados abusos y ventajismos que en sucesivos procesos electorales han cometido quienes hoy dirigen al Estado venezolano, sino por la implícita y dura advertencia que está contenida en la misma. En estas 18 páginas, el organismo panamericano le subraya a la cúpula roja que está en conocimiento de sus habituales triquiñuelas comiciales. Por lo que cualquier alteración de la voluntad popular el próximo 6 de diciembre, tendrá inevitables consecuencias. Si bien no es una garantía para que en esta oportunidad actúen conforme a las leyes electorales, es un elemento que ayuda a contener algunos desmanes que operan contra la pulcritud del proceso electoral.

El tercer mazazo fue el que le propinó la DEA. Tras un seguimiento de ocho meses, acumulando imágenes y sonidos, la célebre agencia antinarcótico del imperio le puso el guante a dos integrantes de la familia presidencial. De repente Puerto Príncipe y Nueva York se convirtieron en un tormento. Quedaron al descubierto. Sus efectos han precipitado el desplome de la endeble, ficticia y falsa moral del régimen. Una agobiante tragedia que desde ese día no deja dormir “como un bebé”, a los inquilinos de Miraflores. Es un hecho que conmueve y sigue escandalizando a toda la sociedad venezolana. Es una afrenta a la ética ciudadana.

Por fortuna tenemos cerca las elecciones parlamentarias, allí volcaremos toda la indignación que avivan estas fechorías. Iremos a votar masivamente para expresar nuestra rabia y rechazo a estos actos bochornosos. Sembraremos una montaña de votos para castigar la impunidad con que se mueven las redes del narcotráfico en el país. Marcaremos millones de votos unitarios para garantizar el cambio, frenar la corrupción y rescatar la autonomía del Poder Legislativo. Pulsaremos la tarjeta que está abajo, en la esquina izquierda, con la mano y el pulgar hacia arriba, la de la MUD, para sellar la contundente victoria de la sociedad democrática.

Buenos días. ¡Hay que cambiar! ¡Con tu voto el #6D cambiaremos!

mininota de hoy

mininota de hoy