Cultura
El saludo en las distintas culturas
Cultura

La manera de saludar varía según las distintas culturas. Algunas pueden resultar bastante excéntricas para los extranjeros no habituados a ese tipo de contacto que se impone en la sociedad como una forma amable y cordial.

Entre los Ngá, por ejemplo, una tribu africana ubicada en el norte de Malawi (en el distrito Karonga), los hombres se saludan tocándose el miembro viril, en un gesto que resulta incomprensible para otras culturas. El taparrabo que usan como vestuario les facilita la maniobra.

Por el contrario, en Asia evitan el contacto y la familiaridad corporal. En Japón, por ejemplo, se usan las inclinaciones de cabeza o reverencias como saludo. Según sea el respeto, las diferencias de rango jerárquico o el afecto que se profesen los hombres.

En varios países de Europa lo habitual es estrechar la mano a desconocidos y saludar con un beso en la mejilla cuando se trata de conocidos o personas queridas. Según la región varía el número de besos (como ocurre en Argentina, que en algunas provincias se acostumbra a ofrecer las dos mejillas). En ciertas áreas del Norte de Francia, por ejemplo, llegan a darse hasta cuatro besos, aunque lo habitual son tres.

El “beso esquimal” es uno de los más famosos por su peculiaridad: como la palabra “besar” es idéntica a la que se usa para decir “olor”, los esquimales se refriegan las narices.

En Estados Unidos, por el contrario, se evita la aproximación física, y el beso casi no se usa: el apretón de mano es el preferido, incluso para saludar a amigos o conocidos. Un beso a un desconocido podría llegar a incomodar.

 

 

Fuente: El Dia