Cultura
Lara celebra “al son de negros” la fiesta de San Antonio de Padua
Cultura

El Velorio de San Antonio es la tradición religiosa más importante del estado Lara, que se hace en honor a un santo: San Antonio de Padua, que se celebra cada 13 de junio en la entidad larense y en otras regiones del país.

Esta tradición va acompañada de rezos, pero también de sones y de cantos de negros, que identifican a esta fiesta religiosa de bailes, de oraciones y del repicar de tambores del tamunangue.

El tamunangue es la principal manifestación musical autóctona del estado Lara y está ligada estrechamente al fervor por San Antonio de Padua. “Decir San Antonio es decir tamunangue”, señaló Diógenes Mogollón, de 50 años, cultor e investigador de esta expresión musical y dancística.

San Antonio, al igual que los otros santos y vírgenes seguidos por los católicos en América Latina, llegaron a Venezuela a través de la conquista española de hace más de 500 años.

Recordó que la población indígena, la gayona, que se encontraba en la zona de El Tocuyo, origen del tamunangue, resistió intensamente a la colonización española.

Los gayones se fueron a las montañas a combatir la invasión europea. Posteriormente los españoles trajeron esclavos de África.

“Los negros trajeron el tambor y un ritual que ellos celebraban en sus barracas”, explicó Mogollón. A los tambores africanos le incorporaron a este ritual las maracas, instrumento de los pueblos originarios de estas tierras.

Estos rituales eran reprimidos por los españoles y castigados severamente por la iglesia católica. Los esclavos tomaron un santo blanco en el que creían los españoles, San Antonio de Padua, y empezaron a realizar sus rituales en honor a esta imagen. Le incorporaron instrumentos de cuerdas, origen del cuatro y el quinto que se toca en el tamunangue.

De este sincretismo, religioso, musical y dancístico, surgió, con el pasar de los años, lo que conocemos hoy como tamunangue.

AVN – Félix Gutiérrez