Deporte
Barcelona, rey de Europa
Deporte

El Barcelona conquistó ayer su cuarto título de 2015 al ganar la Supercopa de Europa después de vencer por 5-4 al Sevilla en una épica final resuelta en la prórroga por Pedro, quien podría salir del club en los próximos días.

El encuentro fue una locura y el Sevilla forzó el tiempo añadido después de que el Barsa entregara una ventaja de tres goles al inicio de la segunda parte. Con el 4-4 se llegó a la prórroga y ahí Pedro resolvió. Fue la quinta Supercopa de Europa para el Barcelona, igualando el récord del Milan, reseñó DPA.

Precisamente, la alineación titular del conjunto azulgrana tuvo la sorpresa de ver en el banquillo a Pedro, quien podría estar viviendo sus últimos días como jugador del Barsa, pues se espera su traspaso al Manchester United. Sin embargo, el delantero español facilitó el título a su equipo, que tiene un nuevo trofeo que añadir a Liga de Campeones, Liga española y Copa del Rey.

El arranque del encuentro fue trepidante con tres goles en 15 minutos. Y los tres, con similitudes: de falta directa.

Éver Banega adelantó al Sevilla con un gran lanzamiento a los tres minutos, pero Messi respondió cuatro minutos después con otra gran ejecución. Pero cualquiera de estas dos acciones quedaron ensombrecida por la del segundo tanto del astro del Barsa, quien a los 15 minutos pateó una falta lejana con una asombrosa perfección.

A un minuto del descanso llegó el tercero. El Sevilla cometió dos errores defensivos. Primero, descuidó a Suárez, quien erró en el mano a mano con Beto. Pero su rival le concedió la oportunidad de resarcirse y en una segunda acción el uruguayo retomó el balón donde lo había dejado y asistió para que Rafinha pusiera el 3-1.

El Sevilla comenzó la segunda parte con aspecto rendido. Y a los 52 minutos, Tremoulinas cometió un clamoroso error al entregar el balón a Busquets, quien cedió para que Suárez marcara a placer.

Parecía que la final estaba lista, pero todo puede cambiar cuando hay un equipo tan orgulloso como el Sevilla. También ayudó Jeremy Mathieu.

A los 57 minutos, el francés descuidó la marca de Reyes, quien marcó tras una gran asistencia de Vitolo. Y a los 73 minutos, Mathieu cometió un claro penal sobre Vitolo que transformó Gameiro. Había final.

El Barsa se diluyó. El Sevilla tuvo fe y encontró su premio con el enésimo error de la defensa culé. Esta vez fue Marc Bartra quien regaló, lo que fue aprovechado por Konoplyanka para marcar el 4-4 a diez minutos del tiempo reglamentado.

El Sevilla, muy cansado, se dedicó a defender todo el tiempo añadido y el Barcelona encontró a su héroe en Pedro. A siete minutos del final, Messi disparó, Beto rechazó y el delantero español estuvo más listo que nadie para marcar.

Quizá haya sido el último partido de Pedro con la camiseta del Barsa, pero un gol suyo valió un título, el cuarto del equipo azulgrana en 2015, que aspira a concluir el año con seis. Ahora le faltan la Supercopa de España y el Mundial de Clubes de la FIFA.

 

Fuente: El Universal