Deporte
Bibens acabó con los Tiburones y la sabemetría
Deporte

El manager Eduardo Pérez tiene una manera muy personal de interpretar las tendencias estadísticas: “Cuando un pelotero ha fallado mucho, es el momento de darle otra oportunidad. Porque seguro está a punto de salir del slump”.

Así pensó el piloto de los Tigres cuando decidió que Austin Bibens abriera anoche el segundo juego de la semifinal contra los Tiburones en el Universitario, un estadio tradicionalmente hostil para el lanzador. Y el derecho respondió con casi seis innings en blanco, que enrumbaron la victoria de Aragua 7 carreras por 0 y dejó igualada la serie, que mañana continuará en Maracay.

Bibens ha sido uno de los importados más consistentes de la LVBP en los últimos años. Pero en el parque capitalino tenía 4.84 de efectividad (y 5.13 contra La Guaira). Y la muestra no era pequeña, con 67 innings y 18 extrabases, 7 jonrones incluidos.

“Yo la verdad no creo mucho en la sabermetría”, dijo Pérez.

Parece que Bibens tampoco. El equipo que machacó el pitcheo aragüeño la noche anterior lució inerme ante la capacidad del estadounidense para conseguir roletazos o elevados inofensivos.

Tres hits, le dieron. Ponchó a tres. Y aunque pasó por bolas a tres adversarios, allanó el terreno para que los felinos consiguieran el botín ideal: dividir como visitantes, para ahora disputar tres juegos en casa.

“Esta es una toletería muy fuerte, y si logras pararla, tendrás una gran ventaja”, analizó Pérez. “Respondimos, después de una derrota fea. Esta vez, todo nos salió bien”.

Los hits que faltaron el martes esta vez llegaron temprano. Los bengalíes ya ganaban 2 por 0 después de tres bateadores, gracias a un doble de Alberto Callaspo, un triple de Eduardo Escobar y un error de Alberto González en el relevo, que permitió a Escobar seguir hasta el home.

“Salimos a atacar (a Candelario) temprano y gracias a Dios pudimos”, suspiró Escobar. “Lo digo con humildad: ellos tienen tremendo lineup, pero nosotros también tenemos un buen equipo”.

Ese primer episodio marcó el guión de la noche. Bibens se enfrentó a sólo tres bateadores y colgó el primer cero luego de que sus compañeros iniciaran el goteo ofensivo, que devolvió el duro golpe de la primera jornada, ganada por los litoralenses 8 por 1.

“Tenemos que hacer las pequeñas cosas”, señaló Escobar, a quien sólo le faltó el jonrón para la escalera y llevó cuatro rayitas al plato. “Ahora estamos comenzando de cero de nuevo, y esperamos ganar en Maracay”.

Una pequeña embajada de aficionados tigreros comenzó a cantar el mismo son que la marejada litoralense les dedicó el día anterior: “Yo te daré… paliza”. Fueron 13 cohetes, incluyendo cuatro del mexicano Jorge Vázquez.

El protagonista, en medio de tantos batazos, fue, sin embargo, un lanzador.

“Sólo traté de mantener la pelota bajita, que es la clave en este estadio. Y esa ventaja tan tempranera me ayudó a ser agresivo”, dijo Bibens, feliz.

No creyó en el poder de los Tiburones, en la maldición del Universitario ni las advertencias de la sabermetría.

 

ElDato:

Jorge Urribarrí confirmó la contratación de los toleteros Dariel Álvarez y Jesús Arredondo, quienes se sumarán a los felinos para el resto de la semifinal contra los Tiburones. El jardinero dominicano José Constanza, que quedó en la banca para el segundo compromiso contra La Guaira, es uno de los que saldrá.

 

Con Información de: El Nacional / Ignacio Serrano