Deporte
Brasil; clasificarse y convencer ante un Camerún ya eliminado
Deporte

Brasil se juega mañana el pase a octavos de final de su Mundial ante un Camerún ya eliminado, con la meta de desplegar un mejor juego que en sus dos primeros partidos para ganar confianza de cara a las fases decisivas de la competición.

El equipo anfitrión necesita un punto para clasificarse sin depender del resultado del partido Croacia-México y si logra la victoria se garantizaría el primer puesto del Grupo A, objetivo del equipo de Luiz Felipe Scolari.

Brasil lidera su grupo con cuatro puntos, México le sigue con cuatro, Croacia con tres y Camerún cierra con cero, fruto de sus dos derrotas en la competición.

Los jugadores brasileños aseguran que les da igual su rival de octavos, ya sea Holanda o Chile, integrantes del Grupo B que ya están clasificados y que se enfrentarán mañana cuatro horas antes del partido de Brasil.

Para lograr el triunfo, Brasil se encomendará a Neymar, su gran figura, responsable por la mayoría de los tiros a puerta del equipo y autor de dos goles en el partido contra Croacia.

El delantero Fred, uno de los hombres más cuestionados de la selección Canarinha, porque lleva dos partidos en blanco, está especialmente presionado para lograr su primer gol en la competición y acallar las críticas.

Scolari también recuperará para este partido a Hulk, que se perdió el partido contra México (0-0) por dolores en el muslo izquierdo, pero ya está totalmente recuperado.

El técnico practicó en el último entrenamiento en Teresópolis con el once que usó en la victoria de su debut sobre Croacia (3-1), el mismo que ganó la Copa Confederaciones, con Hulk, Neymar y Fred en el ataque.

No obstante, no se descarta que Felipao pudiera optar por dar descanso a alguno de los jugadores que tienen tarjeta amarilla, en especial el defensa Thiago Silva o el centrocampista Luiz Gustavo, para evitar que vuelvan a ser sancionados y se pierdan los octavos de final, en el caso de que logre la clasificación.

En sus últimas prácticas, Scolari ha centrado el trabajo en mejorar la presión al adversario, la fluidez del juego ofensivo y los remates a puerta, puntos que han dejado que desear en los dos primeros partidos de Brasil.

La tarea de la clasificación se presenta fácil en el papel, porque Camerún ya no tiene opciones de pasar a octavos, pero Scolari sabe que no se puede fiar en este Mundial lleno de sorpresas, por lo que decidió contar con sus titulares.

El portero Julio César ha advertido que el partido es una “final” para Brasil, porque si pierde y se da un empate entre Croacia y México, los anfitriones serían eliminados.

Además Camerún se quiere despedir del Mundial con dignidad, derrotando a los anfitriones, con lo que repetiría la victoria por 1-0 sobre Brasil lograda en 2003 en la Copa Confederaciones, en el único partido ganado por los Leones Indomables a la pentacampeona del mundo en las cuatro veces que se han enfrentado ambos equipos.

La gran duda en el cuadro camerunés es si Samuel Eto’o, estrella del equipo, se recuperará a tiempo de sus molestias en la rodilla para el partido contra Brasil.

Eto’o se perdió el partido contra Croacia (4-0) por su lesión, en los últimos días no se entrenó en el campo y se ejercitó en el gimnasio en Vitoria, ciudad donde se concentró el equipo africano.

El seleccionador de Camerún, el alemán Volker Finke, introducirá cambios en el once inicial, según lo que ha dejado ver en los entrenamientos, en especial en la zaga.

Lo más probable es que Finke deje en el banquillo al lateral izquierdo Benoit Assou-Ekotto por haberle propinado un cabezazo a su compañero Benjamin Moukandjo en el transcurso del partido contra Croacia.

Otra baja obligada es la del centrocampista del Barcelona Alex Song, que fue expulsado por darle un codazo al croata Mario Mandzukic, algo por lo que ha pedido perdón a su afición.

La única vez que Brasil y Camerún se vieron las caras en un Mundial, el equipo sudamericano ganó por 3-0 en la primera fase de Estados Unidos 1994.

– Alineaciones probables:

Camerún: Itandje; Nyom, N’Koulou, Matip, Bédimo; Nguémo, Enoh, Salli, Moukandjo; Choupo-Moting y Aboubakar. Seleccionador: Volker Finke.

Brasil: Julio César; Daniel Alves, Thiago Silva, David Luiz, Marcelo; Luiz Gustavo, Paulinho, Oscar; Hulk, Neymar y Fred. Seleccionador: Luiz Felipe Scolari.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia).

Estadio: Nacional Mané Garrincha, de Brasilia.