Deporte
Casillas, tras los pasos de Schmeichel, Preud’homme y Júlio César en Portugal
Deporte

Iker Casillas es el último ejemplo de guardameta veterano que escoge Portugal como destino futbolístico durante sus últimos años de carrera, una decisión similar a la que en su momento tomaron otros “gigantes” de la portería.

 

Su historia guarda paralelismos con las del danés Peter Schmeichel, el belga Michel Preud’homme o más recientemente el brasileño Júlio César, que optaron por recorrer el mismo camino que el capitán de la selección española.

 

Sin duda, el caso que más se asemeja al de Casillas -por entidad de su club de procedencia- es el del internacional con Dinamarca, considerado uno de los mejores porteros de la historia del fútbol y que en 1999, con 35 años, eligió dejar el Manchester United para recalar en el Sporting de Lisboa.

 

El portero decidió abandonar la disciplina de los “diablos rojos” después de ocho temporadas consecutivas y lo hizo con el equipo recién coronado campeón de Europa, de Liga y de Copa.

 

“Me gusta el fútbol como antes, pero cada vez es más difícil mantenerme en forma. Necesito más tiempo para prepararme y, por desgracia, en Inglaterra no puedo”, explicaba por aquel entonces Schmeichel.

 

En su búsqueda por un campeonato menos exigente, el meta danés recaló en un Sporting de Lisboa que lo recibió con los brazos abiertos y donde fue titular indiscutible durante dos campañas, tras lo que regresó a la Premier para dejar definitivamente los guantes.

 

Schmeichel ayudó a los “leones” a levantar la Liga por primera vez en 17 años y se convirtió en una de las estrellas más mediáticas del modesto campeonato luso.

 

Con la misma edad, pero cinco años antes, recaló en suelo luso el internacional belga Preud’homme, justo después de ser galardonado como mejor portero del Mundial 1994.

 

En su caso fue el Benfica el club escogido para afrontar el último tramo de su vida deportiva bajo el travesaño, donde permaneció hasta 1999, cuando con 40 años optó por retirarse definitivamente.

 

Fichado del Malinas belga, Preud’homme fue dueño y señor de la portería lisboeta durante prácticamente todo ese lustro y todavía hoy es recordado con respeto y cariño por la hinchada de las “águilas”.

 

Las motivaciones del guardameta eran diferentes a las de Schmeichel, ya que nada más hacerse público su contrato calificó al Benfica como “uno de los equipos más grandes de Europa” y se mostró entusiasmado por poder “participar en competiciones europeas”.

 

No obstante, su paso por el Benfica coincidió con un momento difícil para el equipo, ya que en esos cinco años apenas logró levantar una Copa de Portugal.

 

Recorrido similar hizo el meta brasileño Júlio César, fichado el pasado verano por el conjunto lisboeta procedente del Queens Park Rangers inglés, que en la temporada anterior lo cedió al Toronto de Canadá.

 

A sus 34 años -la misma edad que hoy tiene Casillas-, el internacional con la “canarinha” se encontró con la oportunidad de revitalizar su carrera nuevamente después de una época de “capa caída” y no desaprovechó la ocasión.

 

El portero se hizo un hueco en el once inicial “encarnado” y fue parte fundamental en la exitosa temporada del Benfica, que acabó campeón de Liga y de la Copa de la Liga.

 

Tanto ellos tres como Casillas figuran en las listas elaboradas por la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol (IFFHS) entre los mejores guardametas de su época.

 

El español es ya el fichaje más mediático de la historia del fútbol portugués y será el jugador de la Liga lusa con mejor palmarés.

 

El ex del Real Madrid deberá ahora reafirmarse en un Oporto necesitado de títulos con el objetivo de mantener la titularidad en la selección española entrenada por Vicente del Bosque después de pasar toda su vida profesional en el club blanco.

Fuente: EFE