Deporte
El talento de Messi decide la Copa en el Athletic-Barça
Deporte

El FC Barcelona vuela hacia su segunda triple corona después de arrollar al Athletic Club de Bilbao en la final de la Copa del Rey 2014-15 (1-3). Un Leo Messi estratosférico, pletórico, desmontó tácticas, estrategias y presiones -sobre el campo, desde la grada- para imponer su fútbol.

Solo el joven Iñaki Williams llevó algo de peligro al área barcelonista y marcó el gol del honor. El resto fue prácticamente un monólogo blaugrana.

Nada parece contentar la ambición de unos futbolistas en estado de gracia. Aseguradas la Liga y la Copa, la Juventus y la Champions es el siguiente objetivo para un equipo, el de Luis Enrique Martínez, que no parece tener límites esta temporada cuando juega conectado.

CALDERA ROJIBLANCA

El partido arrancó con el Camp Nou convertido en una caldera, con mayoría de gargantas rojiblancas y mucha pierna y mucha presión por parte de los ‘leones’. El Barcelona, que ya se esperaba algo así, intentó manejar el balón para neutralizar esta presión inicial aunque se encontró un tanto extraño al ver cómo en su propio campo -este sábado neutral- el rival salía a disputarle el territorio y la iniciativa.

Así, la primera ocasión fue para el Athletic Club en un remate muy desviado de cabeza por parte de Aduriz (4′). Ernesto Valverde había sacrificado a Balenziaga, colocándolo detrás de Messi en todo momento, para intentar sacar al delantero del Barcelona del partido y convertir el juego en un diez contra diez. De propina, cuando el genio de Rosario se zafaba de él, se encontraba con las ayudas de otros defensores. Pronto comprobaría que un dispositivo tan primario no funciona con Leo…

GOL MAL ANULADO…

A pesar de todo, el duelo dio para ocasiones en una y otra área porque la presión alta rojiblanca también implicaba sus peligros; primero con un error de Ter Stegen ante Williams que solucionó de milagro (8′) y a continuación con un gol anulado a Neymar por un fuera de juego del brasileño que no existió (9′).

El Barcelona empezó a tomar el control del juego paulatinamente y el Athletic fue recurriendo también con más intensidad a meter la pierna para cortar el rondo del Barça. Una vez más, la labor de Luis Suárez en la punta, luchando en esta ocasión con los centrales para bajar balones fue impagable.

… Y APARICIÓ MESSI

Pero todos los análisis y las tácticas saltaron por los aires con una arrancada mágica, increíble de Leo Messi a los veinte minutos. Habían acudido dos compañeros en ayuda de Balenziaga a la banda derecha pero Leo arrancó, imparable; se deshizo de nuevo de Mikel Rico que resistió y quebró a otro defensor antes de colocar un disparo letal, fulminante, matador. 0-1 para el Barcelona a los 20 minutos.

Comenzó entonces una auténtica avalancha barcelonista, una vez que había recuperado ‘su’ Camp Nou. Liderado por un Messi descomunal y un Rakitic todocampista, forzó una tras otra varias ocasiones que solo la excelente actuación de Herrerín pudo abortar. Fueron tres fogonazos en tres minutos que el Athletic frenó como pudo hasta que de nuevo conectó el Barça en la frontal del área. El meta del Athletic volvería a lucirse en un lanzamiento de falta de Messi -cómo no- que iba ajustado a la escuadra y que tuvo que desviar como pudo a córner.

Llegó Rakitic con el balón controlado, se apoyó en Messi para meter en profundidad a Luis Suárez y el uruguayó asistió al punto de penalti para que Neymar empujara a la red. 0-2 a los 36 minutos y la sensación de que el Barcelona es imparable cuando combina a esta velocidad.

 

con información de SPORT