Deporte
Félix se pone a prueba
Deporte

Llegó el día de la primera salida de 2015 para el abridor número uno de los Marineros de Seattle, Félix Hernández.

Es verdad, no es lo mismo que en plena temporada regular, cuando la competencia es dura. Sin embargo, desde hoy el serpentinero venezolano tendrá cinco inicios en los que espera tener la forma necesaria para aspirar a una actuación no igual, sino mejor que la lograda en 2014.

Ya oficializado como el encargado del juego inaugural de los Marineros en el Safeco Field el próximo 6 de abril frente a los Angelinos de Los Ángeles, el “Rey” solo cumplirá un cronograma de trabajo en esta pretemporada.

Su cantidad de envíos crecerá paulatinamente hasta permanecer el mayor tiempo necesario sobre el montículo y así estar listo para lo que será su undécimo año en las Grandes Ligas.

Para esta tarde, a las 3:40 p.m. específicamente, el “Rey” tiene pautado salir por 2.0 episodios frente a los locales Rockies de Colorado en el Salt River Fields del complejo ubicado en Scottsdale, Arizona.

Al culminar su labor el carabobeño será reemplazado por el zurdo cubano Roenis Elías, de grata recordación para los aficionados de los Cardenales de Lara en el beisbol venezolano, luego de una descollante actuación como importado en la zafra 2013-2014.

Elías sumará tres episodios más y así Seattle le dará paso a su cuerpo de relevistas.

Una preparación particular

Además de la atención que acapara Félix Hernández -segundo en la votación para el Cy Young de la Liga Americana en 2014- por el talento que exhibe desde que firmó para el profesional, resulta que la manera cómo se prepara para una nueva campaña, desde hace tres años, es muy distinta a la común.

Cuando Seattle abrió los campos de entrenamientos en Peoria, Arizona, Hernández solo se dedicó a soltar el brazo y manejar bicicleta. Es decir, tomó con calma los primeros días hasta que realizó su primera sesión de bullpen.

Desde el manager Lloyd McClendon hasta la gerencia no se preocuparon por ello. Obvio, mientras el criollo rinda como en los últimos años cualquier rareza vale.

 

Fuente: AMADOR MONTES BOLET – EL UNIVERSAL