Deporte
Keylor Navas se reivindica y encuentra el apoyo del Bernabéu
Deporte

En la semana marcada por la directiva del Real Madrid para cerrar la llegada de David de Gea, dispuesto a pagar una elevada cantidad por un guardameta que en once meses llegaría libre, el encuentro ante el Rel Betis dejó la inesperada reivindicación de Keylor Navas que encontró el apoyo de la afición madridista.

 

Era una situación evitable pero llegó provocada por un pulso demasiado largo con el Manchester United. No ayudó el flirteo de Sergio Ramos con el club inglés para conseguir finalmente que el Real Madrid mejorase su ficha y se acercase a sus pretensiones económicas.

 

Los de Louis van Gaal se cerraron en banda a negociar por De Gea y el jugador quedó en una situación compleja que ha acabado afectando su día a día, entrenando más días y mejor con el segundo equipo del Manchester United sin jugar un solo minuto de competición.

 

El Real Madrid dio su palabra al portero español llamado a ser el digno heredero de Iker Casillas tanto en el Real Madrid como en la selección española, mientras que Rafa Benítez veía la entrega máxima de Keylor Navas en cada entrenamiento para superar la competencia de Kiko Casilla y hacerse con la titularidad.

 

El inicio de la temporada ha mostrado a un Real Madrid sólido en defensa y bien cubierto en portería. La etapa ‘post Casilillas’ arranca sin añoranza a la leyenda, con Keylor Navas sin encajar un gol en dos partidos y con dos buenas intervenciones que le entregó de golpe el respeto de la exigente afición del Santiago Bernabéu.

 

Llegaba el descanso cuando voló de la nada para salvar el tanto de Rubén Castro, con toda la portería ante él para marcar. Y a la hora de partido por la cabeza del costarricense sólo paso la confianza que le da ser uno de los mejores especialistas del campeonato español en detener penaltis junto al brasileño Diego Alves. De doce lanzamientos solo la mitad acabaron en gol.

 

“En el penal sentí seguridad y confianza para detenerlo y pude adivinar bien el remate”, aseguró en su página web donde reivindica su derecho a la titularidad ganado a base de esfuerzo. “Entreno fuerte y con mucha dedicación para responder de la mejor manera en cada partido y he logrado cumplir gracias a Dios y a la confianza del equipo”.

 

La cara de Keylor Navas al abandonar el césped del Bernabéu a la conclusión del partido no era de felicidad. Había escuchado coreado su nombre por todo el estadio, encontrando el cántico que sustituye al clásico “Iker, Iker, Iker” cada vez que Casillas hacía una intervención que le hizo ganarse el apodo de “el santo”.

 

Pero Keylor sabe que su puesto no es fijo y que su rendimiento no le asegura su continuidad en el Real Madrid. Rafa Benítez la dejó en el aire en rueda de prensa, sin poder afirmar con rotundidad que el costarricense se lo ha ganado.

 

“Agradezco a la afición que nos apoya y confía en nosotros y me ha mostrado confianza”. Son palabras de un Keylor que en las próximas horas puede ver como su equipo alcanza una cifra cercana a los 35 millones de euros para reforzar una demarcación que está bien cubierta. EFE