Deporte
Miguel Cabrera: “Mi bate es mi bebé”
Deporte

Miguel Cabrera sabe que tras 13 años de carrera en las Grandes Ligas los lanzadores lo han descifrado. Sin embargo, cada vez que se para en el home va con un plan y parece que funciona. No en vano ha conseguido cuatro títulos de bateo en la Liga Americana durante los últimos cinco años.

“De que los pitchers te descifran, te descifran. Una cuestión es que ellos se ajusten a ti o tú a ellos. Yo siempre trato que ellos se ajusten a mí, a mi forma de batear y a los pitcheos que yo quiero batear. Eso me ha funcionado y quiero ser consistente en ese tipo de cosas”, comentó Cabrera.

La cábala para muchos no existe, pero el maracayero tiene sus creencias.

“Cuando no bateo en un juego trato de no ponerme los mismos zapatos, ni los guantines en el siguiente. Trato de ponerlos a un lado y hago borrón y cuenta nueva”, confiesa Cabrera en declaraciones para El Universal, luego de ofrecer una rueda de prensa.

El aragüeño, entre risas, agregó que con el madero es más conservador. “El bate es un tema un poquito más delicado. Ese es mí bebé”.

Cabrera, por primera vez en varios años no tiene que pasar por el quirófano durante la temporada baja, pero no por ello deja de trabajar para estar en las mejores condiciones y afrontar la temporada 2016 con los Tigres de Detroit.

“Estoy tratando de movilizar el tobillo para que vuelva a su estado natural y que no tenga limitaciones a la hora de jugar”, continúa. “Que pueda poner bastante peso en la pierna de atrás para poder tener un mejor balance y el esfuerzo sea normal al conectar la pelota”.

El primera base del conjunto bengalí por primera ocasión en su carrera estuvo en la lista de lesionados y aunque ganó el título de bateo, terminó la campaña con dolores; pero no se rindió aunque los Tigres no tenían opciones de clasificar a la postemporada.

“Las ganas, el amor por el juego y el orgullo de ir al terreno y no perder juegos. Eso es lo que me ayuda a que me olvide un poquito de los dolores y pueda hacer un trabajo extra para ayudar al equipo”, explica el criollo, que no tiene como metas los premios individuales, aunque le gustaría un galardón defensivo en sus vitrinas.

“Nunca he jugado por premios. Trato de ser consistente en mi carrera y trato de ganar una Serie Mundial con los Tigres de Detroit, que esa es la gran meta de todos los años”, comentó ayer. Sin embargo, en reiteradas ocasiones ha manifestado su deseo de obtener un Guante de Oro, incluso bromeó con Omar Vizquel para que el campocorto le regalará uno de sus 11 premios defensivos.

“Yo creo que es un premio de popularidad, a pesar de no hacer errores, tener un buen porcentaje de fildeo y muchas asistencias. Si la prensa estadounidense empieza a hablar de mí bien y comenta que estoy haciendo buenas jugadas tengo mayor posibilidad de ganarme un Guante de Oro. Porque tengo una mala reputación por los comentarios que hacían diciendo que soy malo defensivamente”, analiza el maracayero.

Muchos peloteros etiquetan a rivales y sueñan con ser dirigentes en las mayores, pero ese no es el caso de Cabrera.

“Yo mismo soy mi enemigo, no estoy aquí para competir con otros peloteros y menos con un compatriota. Me enorgullecen las cosas que hacemos los venezolanos, nos deberíamos sentir orgullosos de todos, de (José) Altuve, de Alcides (Escobar), de todos los que están en Grandes Ligas, porque están poniendo el nombre de Venezuela en la élite”.

“Es difícil trabajar con 25 caracteres como peloteros, no me quiero imaginar como coach o manager”, puntualizó.

 

Con Información de: El Universal / Reyes Ureña