Deporte
Miguel Cabrera: “Uno extraña mucho a Venezuela”
Deporte

Cuando Miguel Cabrera firmó para jugar beisbol profesional con los Marlins de Florida, hubo elogios y prometedores vaticinios sobre lo que haría en las Grandes Ligas.

Transcurridos casi 11 años desde su debut en las mayores (el 20 de abril de 2003), el aragüeño no solo cumple con aquellos pronósticos, sino que los supera cada vez más pese a los obstáculos comunes en la vida de un pelotero; es decir, las lesiones. Un Cabrera más reflexivo responde a las preguntas de El Universal, que gentilmente el departamento de comunicaciones de los Tigres de Detroit, a través de su directora de Relaciones con los Medios, Aileen Villarreal, le hizo llegar al venezolano.

-Ya pasado el momento en que superó a Andrés Galarraga y estableció una nueva marca de jonrones para los bateadores venezolanos, ¿se da cuenta de la importancia de esta hazaña?

– Sí, en un momento sí; pero como le digo a todo el mundo no puedo salirme de mi enfoque y no puedo vivir con eso toda esta temporada, porque está muy joven todavía y tenemos mucho camino que recorrer. Tenemos una meta principal, que es ganar la División Central de la Liga Americana.

-Pete Rose opina que la mayoría de los equipos tienen un problema y es que, al quedar fuera de competencia, los jugadores solo están pendientes de sus estadísticas. ¿Considera que es así?

-Yo creo que eso no tiene que ver con que un pelotero o muchos peloteros estén pendientes de sus estadísticas o no. Yo creo que tiene que ver con toda la información que hay en internet, Twitter, Instagram y todas esas cosas que siempre andan recordando cómo batea uno ante un pitcher, cómo batea el otro; entonces, queriendo o no, uno siempre está pendiente de todas esas cosas. Uno tiene que enfocarse en su trabajo, en tratar de mejorar y que eso no te distraiga.

-Dijo recientemente que ve cómo pasa el tiempo al darse cuenta que tiene más de 400 jonrones y va hacia las 1.500 empujadas. ¿Se ha imaginado qué momento sería el ideal para decir adiós? ¿Sería duro para usted?

-No, no, todavía no me lo he imaginado, pero sí me doy cuenta cómo el tiempo está pasando rápido. Va a ser difícil y trato de no pensar mucho en ese momento, sino en disfrutar el que estamos viviendo ahorita. Cuando sea su tiempo, se pensará en ello.

-¿Podría decir en qué punto es el mismo Miguel Cabrera que comenzó a jugar en 2003 y en qué ha cambiado tras 11 años en las mayores?

-Bueno no sé en qué punto, pero sí tengo más responsabilidad que cuando se juega como novato. Ya se tiene más peso en el equipo porque muchas personas cuentan lo que tú vayas hacer en el terreno. Tienes que estar más enfocado, tienes que ser más disciplinado a la hora de hacer tus cosas, porque muchos peloteros te miran a ti y quieren emular lo que estás haciendo y, bueno, quieres dar el ejemplo en el equipo y que ellos te sigan y podamos ganar muchos partidos.

-¿Qué se siente ser temido, en el mejor sentido de la palabra, cuando se trata de una situación de juego y va a consumir un turno?

-No tener el miedo a fracasar, eso es lo que tenemos que tener bien claro cuando enfrentamos una situación como esa. No tener miedo de fallar, de poncharse, hacer algo y hacer todo lo posible por agarrar un buen turno y tratar de salir con la victoria en ese turno.

-No es sencillo llevar una vida normal cuando se es tan conocido. ¿Eso le incomoda algunas veces?

-En algún punto no me incomoda, pero en el mundo que estamos viviendo ahora prefiero no hacer nada. Prefiero estar tranquilo con mi familia y tratar de hacer lo que puedo hacer, pero trato de evitar todo este tipo de cosas y llevar mi vida normal.

-¿Ha llegado a pensar cómo quieres que la gente lo recuerde una vez diga adiós?

-No. Yo creo que es muy temprano para hablar de eso, eso se lo dejo al tiempo. La gente puede decidir lo que quiera. Cada quien tiene su opinión y su manera de pensar y sus diferentes puntos de vista.

-¿Qué extraña de Venezuela, de su tierra?

-Todo, todo… La gente, pues uno extraña mucho a su país, te hace falta y esperemos estar pronto por allá.

-¿Se siente satisfecho por lo realizado o puede llegar aún más lejos?

-No satisfecho, sino me siento orgulloso de lo que seguimos haciendo. Quisiera seguir trabajando fuerte, quisiera seguir mejorando y, bueno, la gran meta es ganar y tener un anillo de Serie Mundial aquí con Detroit. Hay que salir a buscarlo y hay que seguir trabajando fuerte.

 

escrito originalmente por Amador Montes en EL UNIVERSAL