Deporte
PSG tomó la delantera
Deporte

París.- Un gol del uruguayo Edinson Cavani, cuatro minutos después de ingresar a la cancha, colocó al París Saint Germain con ventaja en la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones de Europa ante el Chelsea, que se resolverá el 9 de marzo.

El charrúa aprovechó un excelente pase de Ángel di María para superar en el mano a mano a Thibaut Courtois y sellar un triunfo 2-1 para los galos, que dominaron en el Parque de los Príncipes, reseñó EFE.

El resultado supone la primera derrota del Chelsea desde que el holandés Guus Hiddink sustituyó en el banquillo a José Mourinho.

Sin embargo, los ingleses ya saben lo que es remontar un resultado negativo contra el PSG en su estadio, Stamford Bridge, algo que hicieron hace dos años en cuartos de final. El año pasado fueron los galos quienes en octavos consiguieron superar la eliminatoria.

Ayer, los franceses salieron en tromba contra el arco de Courtois, con las líneas avanzadas, listos a dar el zarpazo ante un Chelsea que recupera el color pero que aún esta lejos de ser un grande.

El PSG arrinconó a los londinenses de la mano de un Lucas Moura pletórico, rápido y preciso, peligroso para la defensa adversa, dispuesto a aprovechar al máximo los minutos que le deja Cavani.

El dominio territorial, el acoso, se estrelló contra la muralla montada por un Hiddink que recupera poco a poco el norte del desorientado Chelsea.

Los ingleses tardaron 20 minutos en sacudirse la presión y comenzar a asomar en el área francesa; pero cuando lo hicieron fue con contundencia, en una jugada que obligó a Trapp a sacar una portentosa mano para desviar un colocado y potente cabezazo de Diego Costa.

Solo Lucas Moura parecía dar dinamismo al duelo y en una de sus internadas fue derribado en la medular del área. La falta, lanzada por Ibrahimovic, golpeó en el pie de Mikel en la barrera y acabó despistando a Courtois que solo pudo ver el balón entrar en el minuto 39.

La euforia se apoderó del público parisino, pero apenas duró 7 minutos. Un córner de William fue mal despejado por Ibra y llegó al suelo para que Mikel fusilara a Trapp.

El PSG dio prueba de determinación, porque el tanto no le hizo perder fuerza.

Una genialidad de Di María habilitó a Cavani, mano a mano con Courtois, quien definió entre las piernas del belga en el 78. Un gol de matador.