Deporte
Rakitic y Suárez despiertan al Barça de su siesta
Deporte

El Barça de Granada se pareció mucho más al equipo sin alma que perdió ante el Málaga hace una semana en casa (0-1) que al que deslumbró a Europa el pasado miércoles con su brillante triunfo ante el Manchester City en la Champions (1-2). Como si hubieran olvidado de nuevo sus automatismos y libro de estilo, los de Luis Enrique se dejaron ir en otro partido inquietante. Casi tanto como en Anoeta (0-1) o en Getafe antes (0-0). Con la diferencia de que, esta vez, tres goles de salvadores de Rakitic, Luis Suárez y Messi les permitieron sumar tres puntos imprescindibles para seguir vivos en la lucha por la Liga.

 

El técnico azulgrana volvió a recurrir a las rotaciones, con cambios importantes en la defensa -debido a la baja por sanción de Piqué-, y en el centro del campo, donde Mascherano relegó a la suplencia a Sergio Busquets. Pero la ‘savia nueva’ no aportó la frescura esperada. El Barça salió dormido en un horario -las cuatro de la tarde- que se le suele atragantar esta temporada. Como si jugar en la hora de la siesta le agarrotara.

 

Por fortuna, esta vez la sangre no llegó al río, aunque cualquier parecido con el Barça que se vio el miércoles en el Etihad Stadium fue pura coincidencia. Los azulgranas incurrieron de nuevo en sus peores vicios, sacando a relucir su cara más gris. Su juego fue lento, apático e inofensivo, con poca chispa y profundidad. Y esta vez casi ni le quedó el recurso de ponerse en manos de sus estrellas. Porque a Neymar ni se le vio. Y Messi, pese al gol, fue una sombra de sí mismo. De los temidos ‘Tres Tenores’, el único que dio el do de pecho fue Luis Suárez. El uruguayo -y las paradas de Bravo- mantuvieron a flote al equipo en momentos de zozobra.

 

Tal fue la apatía de los azulgranas que su primer remate a puerta no llegó hasta los 22 minutos, con un chut desde la frontal de Xavi que el ex azulgrana Oier Olazabal despejó a córner. Por suerte, tres minutos después, el segundo disparo visitante acabó en gol. Luis Suárez se internó en el área después de recibir un gran pase al espacio de Jordi Alba, y su chut cruzado en semifallo lo intentó despejar en el área pequeña Cala. Tan mal le dio el defensa local al balón que su rechace cayó a pies de Rakitic que, entrando desde el punto de penalti, marcó a placer (0-1, 25′).

 

El gol fue un alivio para un Barcelona, que apenas daba señales de vida en ataque. Messi, apagado y ausente, lo intentó luego con un disparo que se fue alto por poco (36′). A falta de ideas, el Barça fió su suerte al contragolpe. Y la apuesta le salió bien. Algo en lo que también tuvo mucho que ver Claudio Bravo con sus paradas. El chileno estuvo providencial desbaratando un peligroso remate del incisivo Javi Márquez al filo del descanso, y adelantándose a otro de Córdoba nada más iniciarse la reanudación.

 

El Barça siguió en brazos de Morfeo en la segunda mitad, aunque acabó decantando definitivamente la balanza a su favor gracias a su mayor pegada… y a la inspiración de la sociedad que formaron Rakitic y Luis Suárez. De una nueva conexión entre ambos nació el 0-2, en el 48′. El uruguayo hizo la pared con el croata en la frontal y, tras plantarse solo ante Oier, le superó con un suave toque por bajo.

 

Pero la tranquilidad duró poco ya que, apenas tres minutos después, el árbitro señaló penalti por un dudoso contacto de Bartra con Lass dentro del área azulgrana. Fran Rico no desaprovechó la oportunidad y transformó la pena máxima en el 1-2 (52′).

 

Los de Luis Enrique, al tran-tran, continuaron jugando con fuego. Pero Rakitic y Suárez aún no habían dicho su última palabra. En el 70′, un magnífico pase en profundidad del croata desde la media permitió al ‘9’ quedarse solo de nuevo ante Oier. Pero esta vez, en lugar de rematar, el uruguayo asistió para que Messi -en posible fuera de juego- marcara a puerta casi vacía (1-3).

 

Sólo a partir de ese momento el Granada empezó a bajar los brazos, desesperado viendo como sus esfuerzos caían en saco roto. El Barça hizo lo justo para sumar tres puntos que valen su peso en oro. Y ahora, a esperar un tropiezo del Real Madrid, que este domingo (21:00 h) recibe la incómoda visita del peligroso Villarreal en el Bernabéu. De momento, los blancos mantienen el liderato por un punto.

 

con información de sport.es