Deporte
Real Madrid a octavos
Deporte

Madrid.- El Real Madrid se clasificó ayer matemáticamente para los octavos de final de la Champions League al vencer por 1-0 al Paris Saint-Germain gracias a enormes dosis de fortuna en la primera parte y rigor defensivo en la segunda.

El duelo en el Santiago Bernabéu se resolvió con un golpe de suerte a los 35 minutos con un gol del defensa Nacho cuando el PSG pasaba por encima de los blancos, suficiente para garantizar el billete a octavos de un Real Madrid que lidera el Grupo A, reseñó DPA.

El triunfo parcial con el que el Madrid se marchó al descanso desafió a cualquier lógica. Hacía mucho tiempo que un equipo forastero no mostraba tanta superioridad en el Bernabéu, que vivió 45 minutos de pesadilla. El PSG miró el marcador sin entender nada.

Los primeros minutos fueron parejos y al poco se paró el partido por diferentes golpes. Lo que siguió fueron 30 minutos extraordinarios del conjunto francés, que encontró magníficas versiones de talentos como Motta, Ibrahimovic o Di María, excelente en su primera visita al Bernabéu desde su marcha, hace poco más de un año.

Pero más que las individualidades, el PSG ofreció una gran sensación de equipo. Se fue a por el Madrid, lo presionó arriba y manejó el balón con gran criterio. Todo lo contrario que los blancos, que vivieron la angustia sin encontrar ninguna solución táctica. No sacó la pelota con limpieza. No tuvo respuesta colectiva ni individual.

Las ocasiones del PSG se fueron sucediendo: de Ibrahimovic, de Cavani, un tiro al palo de Rabiot, sustituto del lesionado Verratti. El Santiago Bernabéu se frotaba los ojos ante semejante avalancha de fútbol.

El Madrid sumó otra mala noticia a los 32 minutos al perder a Marcelo por lesión. Otra más en el club blanco, incapaz de detener la hemorragia de lesionados. El sustituto fue Nacho, quien anotó uno de los goles más extraños de la temporada.

A los 35 minutos, Kroos disparó y el balón tropezó en un defensa para salir arriba. Sólo Nacho persiguió el balón y el arquero Trapp salió donde no debía. El lateral centró, pero la pelota dibujó una extraña trayectoria para entrar en el arco.

El PSG se enfureció y se fue arriba con más rabia todavía. Y la primera mitad terminó con vértigo y ocasiones claras para Isco y Cavani.

El Madrid entendió que la respuesta estaba en la pelota, en su cuidado, y a eso atendió en la segunda mitad. Le fue ayudando la progresiva aparición de la fatiga en el PSG, cuya presión se fue apagando.

Además, jugadores como Di María o Ibrahimovic bajaron su peso en el partido. También la vigilancia de los blancos fue mejor. En este sentido, el Real Madrid encontró el valor de un central como Raphael Varane.

La calidad dio paso a la emoción en los últimos minutos. El PSG se mantuvo firme en defensa y pudo igualar a dos minutos del final con un lanzamiento de falta de Di María que se estrelló en el larguero. En total, los galos sumaron tres disparos al palo, dos de Di María.

El Madrid finalmente ganó un duelo lleno de agonía. Tuvo fortuna antes del descanso y rigor defensivo en la segunda para llevarse un triunfo que le metió en octavos a dos fechas del final de la fase de grupos.

 

Con Información de: El Universal