Deporte
“Superará los 600 jonrones”
Deporte

Andrés Galarraga no es celoso de sus marcas. El exgrandeliga conoce muy bien ese dicho que reza “los récords están para romperse”. Es por eso que no puede sentir otra cosa que orgullo y felicidad al saber que Miguel Cabrera lo destronó como el rey de los jonrones entre los peloteros venezolanos.

“Muy emocionado. Contentísimo. Sabía que él iba a hacer eso en cualquier momento”, comentó el “Gran Gato” en una teleconferencia. “Para mí es un orgullo que un pelotero venezolano haya llegado a las Grandes Ligas y tenga tanto éxito. Se lo merece y es uno de los grandes de la historia”.

Cabrera igualó a Galarraga la noche del viernes cuando sacudió su cuadrangular 399 por el jardín central del Busch Stadium de San Luis. Ayer repitió la dosis ante los Cardenales para convertirse en el primer toletero criollo en el club de los 400 vuelacercas.

“Seguro estaba muy emocionado pero ahora es que le falta por celebrar”, opinó el retirado pelotero. “Lleva bastante pero todavía le falta el 500, el 600… Miguelito va a dar más de 600 jonrones fácil. Creo que me quedo corto. Tengo plena confianza de que superará a Barry Bonds (líder histórico en jonrones de la MLB con 762)”.

“Lo malo es que uno depende mucho de las lesiones y eso puede ser un obstáculo”, continuó. “Esperemos que no le pase nada porque eso le resta a uno muchos turnos. A mi me pasó con el cáncer, la operación en la rodilla y otras lesiones que tuve. Te restan batazos así que tiene que cuidar su físico y su salud para que siga jugando y dando jonrones por mucho más tiempo”.

Para Galarraga, lo que hace especial a Cabrera es la confianza que tiene en sí mismo.

“Él solo busca hacer un buen contacto con la pelota y los jonrones vienen solos”, explicó. “Miguel es un bateador natural, utiliza todas las partes del terreno y eso es lo que lo hace lucir grande. Él sabía que tenía que aprovechar todo el campo desde que empezó a jugar, hay gente que lo aprende a los 30 años. Cuando un jugador puede dar tantos jonrones al jardín central y al derecho, que para nosotros es la banda contraria por ser diestros, eso te llena de seguridad. La confianza lo distingue de los demás y yo creo que a él hasta le sobra”.

Cabrera ha destrozado numerosas marcas de los Tigres de Detroit, de los venezolanos y en general de las Grandes Ligas. Pero una de las próximas metas en la lista está relacionada una vez más con “El Gato”.

Galarraga acumuló 1.425 carreras impulsadas en su carrera de 19 temporadas en la gran carpa. Cabrera, por su parte, llegó a la jornada de ayer con 1.397, solo 28 de diferencia con quien fue uno de los ídolos de su infancia.

“Mis marcas de jonrones y remolcadas eran buenas pero desde que él empezó a jugar supe que mis números se iban a quedar cortos”, dijo el antiguo líder en vuelacercas. “A Cabrera le quedan varios años por delante y va a impulsar muchas carreras más. Él no tiene límites, no se le ve tope”.

Galarraga calificó a Cabrera como “el mejor bateador que hay ahora mismo en las Grandes Ligas”. “Es una superestrella no solo entre los venezolano sino también en el mundo”, sentenció. Sin embargo, cuando se le pide una comparación con Bonds, Galarraga se inclina por el estadounidense.

“Barry Bonds es el mejor bateador de todos los tiempos”, aseveró. “Siempre estaba bien parado, ningún pitcher lo engañaba y tenía mucha paciencia que es una de las cosas más difíciles para los bateadores de poder. Además, lo que él hizo es impresionante porque nunca le lanzaban bien. Si veía un strike en todo el juego era mucho y si le daba era jonrón”.

¿Qué le dijo a Cabrera cuando lo igualó?

“¡Nada!”, soltó entre risas. “No he tenido la oportunidad de hablar con él todavía. Los últimos cuatro jonrones los ha dado muy rápido y no ha habido tiempo. Ayer (viernes) el juego terminó tarde y entonces hoy (ayer) jugaban temprano”.

“Estoy esperando que concluya su encuentro contra los Cardenales para ponerme en contacto y poder felicitarlo. Pero será solo eso, una felicitación y un recordatorio de que cuide su cuerpo. A Miguel no hay que darle consejos ni enseñarle nada. Él es el que nos enseña cosas a nosotros todos los días”, concluyó.

 

con información de El Universal