Economía
Captahuellas aumenta las colas y no frena el bachaqueo
Economía

Luego del anuncio que hiciera la Superintendencia de Precios Justos, sobre la activación del Sistema Biométrico, desde el pasado 30 de noviembre de 2014 en todo el país, colocando las llamadas captahuellas enautomercados e hipermercados, al igual que en cadenas de farmaciaslas colas aumentaron y el “bachaqueo” de alimentos se mantiene.

 

Por: Javier Sánchez.

 

El objetivo de la instrumentación de los dispositivos, según el Gobierno, era verificar la cantidad de compra que hacen los venezolanos, pero la verdad es otra. Lo que generan es más retrasos, con colas por dentro de los establecimientos.

 

Para el ingeniero electrónico Marcelo Monnot, especialista en la materia, la instalación del captahuellas para controlar la venta de los alimentos ha sido un total fracaso. El objetivo inicial de la colocación de estos sistemas biométricos era acabar con el bachaqueo y la ventas de los productos con sobreprecio fuera de los supermercados.

 

Total fracaso. Las fallas, explica Monnot, pueden ocurrir en diversos factores: que el computador donde es conectado el sistema biométrico no cumpla con las especificaciones para el óptimo funcionamiento del sistema, la falta de mantenimiento preventivo y correctivo en el hardware y software, problemas en la transmisión y recepción de datos entre los comercios, el mecanismo chequea una huella contra 15.000 registradas y funciona perfecto, pero ponerlo en 50.000 sitios donde venden productos de primera necesidad, conectado en línea y que dé respuesta inmediata, para eso no hay una plataforma.

 

El margen de error depende de que uno de los factores antes mencionados fallen y la periodicidad en que ocurran los eventos. Entretanto, se siguen observando las enormes colas en los supermercados de Maracaibo. La cacería de la leche en polvo, pañales desechables para niños y el papel higiénico continúan siendo el común denominador de las largas filas. El “bachaqueo” continúa siendo un modo de vida para algunos, mientras otros buscan satisfacer sus necesidades básicas.

 

El ingeniero Ausberto Quero consideró que el sistema biométrico se presta a mucha confusión y hasta el momento no ha dado resultado positivo alguno, y sólo ha incrementado las colas y la actividad del bachaqueo. Este sistema no es capaz de detectar muchas veces, que una persona está pasando con varias cédulas por el sistema, y esto significa que se está utilizando una plataforma que no es la más adecuada, pues no involucra a todos los puntos donde se expende
los alimentos y demás productos regulados por el Gobierno. Hay comercios que no se ajustan a la plataforma integral, sino a plataformas parciales y así no se tiene control. Es decir, hay plataformas limitadas, pero no integradas.

 

Versión Final