Economía
Cavidea: concentración de la distribución agravará el bachaqueo
Economía

Caracas.- No es la distribución sino la producción insuficiente de alimentos y el control de precios de los mismos las verdaderas causas de la escasez en Venezuela. Así lo afirmó Manuel Larrazábal, presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea).

“Las principales causas de la escasez en Venezuela no son la distribución, son la oferta insuficiente y el control de precios”, fueron sus palabras.

En una presentación oficial a los medios de prensa sobre la situación de distribución de alimentos, además del análisis de las nuevas acciones que el gobierno nacional está evaluando aplicar para atacar el problema de escasez de alimentos, Larrazábal enfatizó que la falta de liquidación de divisas a los proveedores internacionales de materias primas, insumos, repuestos, materiales de empaque son los que están afectando la producción del sector privado, lo que se traduce en la baja oferta de productos. Además, “gran parte de las empresas públicas de alimentos se encuentran con bajos niveles de producción”, señaló.

“No es un problema de distribución, es un problema de producción, que se resuelve produciendo más”, reiteró.

A eso le suma que “toda la industria de alimentos tanto en su producción como en su comercialización está controlada por el gobierno nacional”, por lo cual el Ejecutivo Nacional sabe muy bien qué se produce, cuánto y a dónde se distribuye. “Para usted movilizar el producto terminado desde el centro de distribución hasta el punto de venta se necesitan todas las guías de comercialización que emite el gobierno nacional”, dijo.

Aseguró el presidente de Cavidea que el control y rezago de precios son causa de la falta de rentabilidad en las empresas, imposibilitando a su vez invertir en el crecimiento de la capacidad de producción para atender de manera eficiente la demanda.

Concentrar y estatizar agudizará el caos y la corrupción

Acusó que el congelamiento de precios de los bienes básicos a costos “artificialmente bajos” lo que realmente incentiva es la venta con sobreprecio. En esa misma línea, criticó la iniciativa del gobierno de concentrar la distribución de alimentos en menos centros de distribución y/o ventas, lo que no duda en afirmar que “producirá mayores inconvenientes y colas para comprar el producto”.

Como ejemplo señaló que en el Municipio Libertador hay 1.333 puntos de ventas de alimentos, lo que promedia que cada uno de ellos atiende a 1.458 habitantes. Si se concentrara la distribución de alimentos únicamente en la red estatal que solo tiene 5 puntos de ventas PDVAL y de la red de Abastos Bicentenario, “eso implicaría que por cada punto de venta habría 388 mil 700 habitantes”, señaló Larrazábal.

También ilustró lo que sucedería en cualquier lugar del interior del país, poniendo como ejemplo la ciudad de Carora: ahí hay un punto de venta por cada 196 habitantes. “Si se concentrase los puntos de venta en la red pública, donde solo hay 2 puntos de venta, eso equivaldría a que por cada punto de venta tendría que atender 92 mil 638 habitantes”, destacó el presidente de Cavidea.

Por ello no dudó en puntualizar que “la medida de concentrar la distribución de alimentos en menos centros de distribución o menos puntos de venta agrava el problema del bachaqueo”.

No dudó en defender que la red de distribución privada, y de producción es más eficiente que la red pública. “La estatización agravaría la corrupción porque el ente que controla sería el mismo que el ente que ejecuta la actividad”, dijo.

Los bachaqueros prefieren los grandes centros de venta

Indicó que recientes encuestas revelan que el lugar de compra preferido por los revendedores (67% de las compras) es en primer lugar los canales grandes: los supermercados de cadena, los Hipermercados, los Abastos Bicentenario, los Mercal y los PDVAL, de los cuales destacó Manuel Larrazabal “son los más controlados por las distintas guías que emite el gobierno”.

Larrazábal criticó que Cavidea no ha sido convocada oficialmente a las mesas de trabajo de la Comisión Nacional de la Economía Productiva ni a las reuniones del Motor Agroalimentario. Aun así, insiste en su disposición para sumarse al trabajo del gobierno nacional en la solución de la grave crisis económica que atraviesa el país.

 

Con Información de: El Universal / Yamileth Angarita