Economía
Conindustria: El Ejecutivo es incapaz de tomar las acciones correctivas que el país requiere
Economía

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales –Conindustria-, reiteró que el deterioro del sector industrial venezolano es dramático. “Tenemos unas industrias que están tan limitadas para poder continuar adelante con los bienes que producen que es enormemente preocupante, causa mucho temor ante la incapacidad que tendrán en los días venideros para seguir operando”.

Por: Sonia Pomenta Llaña/Unión Radio

En el espacio En Sintonía de Unión Radio, Olalquiaga destacó que en el sector alimentario hay muchas líneas paralizadas y se prevé que en los próximos días se pararán más líneas “por la incapacidad de acceder a la materia prima”.

Advirtió que la paralización de la Siderúrgica del Orinoco –SIDOR- ha afectado gravemente al sector de autopartes. “Hay empresas que no pueden trabajar porque se les están acabando los insumos que requieren para la fabricación de autopartes”.

Subrayó que debido a la paralización de la producción de leche ante la escasez de envases “se corre el riesgo de que esa leche perezca por fecha de vencimiento y se pierda. Igual pasa con el trigo, cuando estuvo parado en un barco aguas afuera cuando los sacaron estaba contaminado y se perdió”.

Olalquiaga enumeró que empresas de artes gráficas, resinas plásticas, químicos, goma y cartón están sufriendo el mismo drama. “Estamos ante un sector industrial que está virtualmente deteniéndose. Esto es terriblemente grave lo hemos advertido al ejecutivo y hemos pasado las propuestas, pero han caído en oídos sordos”.

“Tenemos un ejecutivo incapaz de entender y aceptar las realidades por las cuales la manufactura venezolana están pasando y, en consecuencia, incapaz de tomar las acciones correctivas que el país requiere”, aseveró.

El presidente de Conindustria considera que lo primero que hay que corregir es la macroeconomía. “Hay que frenar la emisión de dinero inorgánico, buscar fuentes de divisas para arrancar las empresas y la única fuente es el Fondo Monetario Internacional –FMI. Hay que establecer una tasa de cambio que privilegie la competitividad de las empresas, reformar las leyes que han cercado las posibilidades operativas, reformar el código laboral y buscar clientes internacionales”.