Economía
En Mérida aumentarán el pasaje a 20 bolívares desde el próximo martes
Economía

A partir del próximo martes, primero de diciembre, los usuarios del transporte público en Mérida deberán cancelar 20 bolívares, lo que se traduce en un incremento de 5 bolívares, tanto para el pasaje corto, como para el largo que costará 25 bolívares.

Así lo informó, el secretario general del Sindicato de Transporte de la entidad, Benjamín Lara, que no es un incremento de la tarifa, sino un ajuste de la misma, debido al alto índice inflacionario que hay en el país y del elevado costo de los repuestos e insumos del sector automotor.

Esta es la tercera vez que el sindicato de transporte público incrementa el precio del pasaje, pues el pasado mes de abril, de acuerdo a la ley que rige esta área, la tarifa quedó establecida en 12 bolívares.

A partir del primero de septiembre, los transportistas subieron 3 bolívares, lo que se tradujo en un precio de 15 bolívares el pasaje y tres meses después, la tarifa será de 20 bolívares.

Lara aseguró que el ajuste fue discutido con todas las organizaciones sindicales de transporte, las cuales dijo que estuvieron de acuerdo para cobrar 20 bolívares a partir del próximo martes primero de diciembre.

En virtud del incremento, Lara señaló que no hay cobro del tradicional aguinaldo para los días decembrinos, por lo que manifestó que “nadie va a cobrar más de lo que ya se ha acordado, ahí está aguinaldo y todo”.

50% de la flota se encuentra paralizada

El dirigente del sector transporte justificó el nuevo incremento, debido al alto costo de los insumos y repuestos. “Ha sido imposible con el pasaje que tenemos mantener nuestras unidades, todo el mundo se habrá dado cuenta que se ha venido restringiendo el servicio porque no conseguimos cauchos, repuestos, cualquier cantidad de insumos que requieren nuestras unidades para prestar el servicio”.

Refirió Lara que no hace falta que el transporte público haga un paro para protestar por la inflación y como los afecta, porque “las unidades se están parando solas porque no conseguimos repuestos”.

Aunque reconoció que la proveeduría socialista de repuestos ha surtido a los transportistas, expresó que “no llena las expectativas que tiene cada línea de transporte, porque la que menos tiene, tiene 60 unidades y equipar a 60 unidades requiere mayor cantidad de insumos y no solo dos cauchitos”.

En cuanto a las unidades paralizadas por falta de repuestos, Benjamín Lara apuntó que en el municipio Libertador el 40% de la flota no está prestando el servicio y calificó de más grave la situación en el interior del estado, sobre todo por el recorrido que hacen las unidades desde Mérida hacia otros municipios y viceversa.

Así las cosas, estimó que 50% de las unidades de todo el transporte público del estado se encuentran paralizadas.

 

Fuente: Nora Sanchez – El Universal