Economía
Escasez de harina de trigo afecta negocios de comida rápida
Economía

El inventario esta en cero. Los hornos han estado apagados por dos días en las panificadoras de la ciudad. No hay pan para perros calientes y hamburguesas. La escasez de harina de trigo ha sido determinante durante las dos últimas semanas, en las que los despachos de los proveedores se han reducido en 75%. 

El suministro regular que recibían estos negocios era de 200 sacos de 45 kilos semanalmente. Ahora, con suerte, cada 10 o 12 días les llevan 50 unidades que además deben saber administrar. Salvatore Russo, dueño de un establecimiento, explicó que antes usaban 25 sacos diarios y ahora se limitan a usar ocho. De cada uno se preparan 50 paquetes de diferentes tipos de panes.

Los clientes están pagando las consecuencias de esta crisis de insumos. Hasta seis horas de cola pasan para abastecerse de mercancía quienes se dedican a la venta de comida rápida. Desde las 4 a.m. se les ve llegar a los establecimientos en La Candelaria.

El precio representa un problema adicional. Durante el primer semestre de 2015 el saco de harina aumentó 90% al pasar de 900 a mil 700 bolívares. Para el comprador los números tampoco son los mismos. El paquete de pan de hamburguesa se incrementó en 30% y de perro caliente en 80%.

 

Galletera Carabobo

La crisis de harina de trigo provocó también que la planta Galletera Carabobo adelantara las vacaciones a sus trabajadores, debido a que la compañía se quedó sin en el insumo principal para elaborar sus productos, cuyos proveedores son  Cargill y Mocasa, empresas con déficit de trigo importado.

 

Fuente: Dayrí Blanco – El Carabobeño