Economía
Fedecámaras dice que situación económica es “verdaderamente crítica”
Economía

El principal grupo patronal de Venezuela, Fedecámaras, alertó que la situación económica del país petrolero es “verdaderamente crítica” pese a los planes de “recuperación económica” implementados por el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Las señales enviadas por el Gobierno, en la dirección de un posible cambio de la política económica, son tan graduales e ‘incrementalistas’ que resultan claramente insuficientes para revertir la grave crisis económica que experimenta el país”, señaló en un comunicado la federación de cámaras y asociaciones de empresas venezolanas.

La situación venezolana, que tuvo en el 2015 el peor desempeño de la región, en opinión de la patronal, exige que el Ejecutivo atienda “con sentido de urgencia las serias distorsiones macroeconómicas que durante los últimos años se han acumulado”.

Es “una crisis que afecta gravemente las bases fundamentales de la economía venezolana y que compromete seriamente no solo las líneas de producción de muchas empresas sino cadenas productivas enteras”, indicó.

Fedecámaras subrayó el que Venezuela sea “uno de los pocos casos registrados en la historia” en los que un control de cambio se extiende por más de una década, a lo que se suma un control de precios “tan rígido” que, asegura, tiene como consecuencia la escasez.

“El clima de restricciones, desincentivos y ataques al sector privado por parte del Gobierno nacional ha imposibilitado la permanencia de una diversidad de productos. Ni aquí ni en ninguna otra parte del mundo se pueden sostener operaciones que arrojan pérdidas de forma sistemática”, señala la comunicación.

Asimismo sostiene que el Gobierno socialista “no puede ni podrá con la crisis económica” por sí solo porque se requiere que los trabajadores y los empresarios lleguen a un consenso básico sobre “las reformas que pueden contribuir a reactivar el aparato productivo en el corto plazo”, señala el escrito.

Esta no es la primera vez que los empresarios cuestionan las políticas económicas del Gobierno de Maduro y de su antecesor, el fallecido Hugo Chávez (1999-2013), a quienes responsabilizan de los graves problemas de escasez y desabastecimiento que experimenta el país.

El Gobierno venezolano por su parte, es también crítico de la cámara de empresarios, a quienes acusa de ejecutar una “guerra económica” para desestabilizar su gobierno, según esto, los empresarios dejan de producir y de comercializar para generar escasez para afectar la gestión socialista.

Al inicio de este año el Ejecutivo puso en marcha un “plan de recuperación económica”, el segundo desde que Maduro asumió el poder en 2013, con el fin de impulsar la producción nacional y las exportaciones para aumentar los ingresos en divisas seriamente afectados por la caída de los precios del petróleo. EFE