Economía
Fesoca: En terapia intensiva y riesgo de desaparecer está cultivo de caña
Economía

El vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Cañiculores de Venezuela (Fesoca), Óscar Contreras, dijo que el cultivo de caña está “en terapia intensiva y en evidente riesgo de desaparecer a nivel nacional”. Alertó que la crisis hoy en día tiende a profundizarse en ese sector, reseñó una nota de prensa de ese ente gremial.

Contreras recordó que durante la zafra 2005-2006, Venezuela obtuvo récord de molienda con 9.021.000 toneladas (t) de caña, equivalente en producción de azúcar a 737.000 t (70% del consumo nacional). Sin embargo, señaló que en el 2007 se inicia una caída sostenida de la producción nacional y un incremento de las importaciones y de la dependencia alimentaria en este rubro, hasta llegar a la última zafra 2014-2015, con una molienda de apenas 4.850.000 toneladas de caña (54% menos que en 2006) y una importación del 70% del consumo nacional.

Además, apuntó que una de las principales fallas observadas por Fesoca ante la caída de la producción de caña en el país fue una política de subsidio con pagos insuficientes por parte del Gobierno ante la rápida devaluación que limitaron las labores agronómicas y que desestimularon al productor nacional.

Asimismo, la banca pública y privada tienen suspendidos los créditos al sector cañicultor por falta de rentabilidad del cultivo.

Ante esta situación plantearon las cuatro principales problemáticas:

1.- El deterioro de los precios reales del cultivo, ante una regulación que resulta asfixiante para el agricultor, cuyas fincas muestran síntomas de baja producción y empobrecimiento. También se empieza a observar el abandono del cultivo, buscando en otras alternativas, una mínima rentabilidad que permita sobrevivir en estos tiempos de alta inflación.

2.- La grave situación de inseguridad en el campo, que pone en riesgo la vida del agricultor y la gente de su entorno, representando un desestimulo a la producción, y otra forma de empobrecer al hombre del campo, dada la pérdida de activos para el trabajo, los cuales son casi imposibles de reponer por la escasez y los elevados precios.

3.- La irregularidad e insuficiencia en el suministro de insumos agrícolas, repuestos y maquinaria, lo cual está afectando seriamente el número de hectáreas cultivadas y los rendimientos en la producción.

4.- La política masiva de importaciones a un dólar sobrevaluado, lo que genera una competencia desleal para la cañicultura nacional e impide una adecuada sinceración del precio a nivel del productor, quien observa pérdidas y deterioro de su nivel de vida.

El ente gremial prevé recordar que las organizaciones de productores propusieron al Gobierno Nacional un precio al cañicultor, ajustado por la inflación, de 21 Bs/Kg de azúcar en septiembre del 2014, como resultado de un seminario técnico de costos de producción, donde estuvieron todos los representantes de las asociaciones trabajando en conjunto con el estado (Cvazucar). Como respuesta, el Gobierno realizó ajustes al precio del azúcar, que resultaron insuficientes, lo cual se tradujo en un precio final al productor de apenas 13 Bs/Kg, que refleja el deterioro económico antes descrito.

“En función de esto, los cañicultores del país proponen la implantación de un plan de emergencia, concertado entre Fesoca y el Gobierno Nacional. El primer punto de este plan para sacar al cultivo caña de azúcar del deterioro en que se encuentra, sería la cancelación inmediata de la compensación de 8 Bs/Kg de azúcar, ofrecida por el Gobierno Nacional en una asamblea general de cañicultores, el 24 de febrero del 2015; para que el cañicultor pueda terminar de honrar sus compromisos financieros con los bancos y con los prestadores de servicio de cosecha, y tratar al menos de salvar el arranque de la venidera zafra 2015-2016”, concluye la nota de prensa.

 

Fuente: El Universal