Economía
Gobierno solo liquidó 11,3% de las exigencias de divisas del sector salud
Economía

“Este año ha sido terrible para la operatividad de las clínicas privadas. Ha desmejorado la calidad del servicio, la atención a los pacientes, la eficacia y la eficiencia por cuatro factores que siguen mermando el funcionamiento”, aseguró Cristino García, director de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales.

El primer factor tiene que ver con la liquidación de solo 11,3% del requerimiento de divisas del sector salud. “Este año se hizo una liquidación de divisas por 113 millones de dólares, en octubre. Sin embargo, se necesita un millardo para funcionar.

La prolongada demora del gobierno en la liquidación de divisas generó el cierre de las líneas de crédito y la suspensión de los despachos. García señaló que la situación es la causa de la escasez de materiales. Advirtió que 92,3% de los insumos que se requieren para prestar los servicios de salud son importados, de allí que esté comprometida la eficiente atención a los pacientes. Aclaró que al agotarse los inventarios indispensables para algunas áreas han tenido que recurrir a importaciones a dólar libre para continuar prestando los servicios. Precisó que la deuda con los proveedores extranjeros este año totaliza 363 millones de dólares por concepto de adquisición de insumos, materiales y equipos.

El segundo factor que afecta el desempeño de los centros de salud es la regulación de las tarifas. Garcia dijo que por disposición de la Providencia 294, desde 2013 se mantienen los mismos precios de los servicios de hospitalización, área quirúrgica, emergencia y terapia intensiva sin que se considere la cambiante estructura de costos en un país altamente inflacionario. “No reconocen que la inflación y la devaluación impactan en la operatividad del sector”.

El tercer factor que ha incidido en la merma de la calidad de la atención es la Ley Orgánica del Trabajo, afirmó García. La legislación establece la obligatoriedad de otorgar dos días libres consecutivos a los trabajadores, lo que ocasionó que las clínicas tuvieran que contratar otro turno para seguir trabajando las 24 horas del día durante los 365 días del año.

El directivo señaló que se encareció la prestación del servicio y esto no se reconoce porque los precios están regulados y las clínicas no cuentan con los recursos para asumir los pasivos laborales de estos trabajadores.

Sin embargo, no hay suficientes profesionales de la enfermería para complementar el cuarto turno en las 273 clínicas que funcionan en el país. Así, una enfermera graduada pasó de atender a 4 pacientes a 10. En estas circunstancias la calidad de la atención no puede ser la misma, aseveró.

El cuarto factor es la deuda del sector público y las aseguradoras privadas. Garcia detallo que los organismos públicos le deben a los centros privados de salud 2,3 millardos de bolívares. A lo que se suma 830 millones que les adeudan los seguros privados. “De las 236 clínicas afiliadas al gremio, 190 tienen sus balances contables en cero o en rojo”.

 

Fuente: Dulce Maria Rodriguez – El Nacional