Economía
Índice Seco del Báltico y su importancia
Economía

El índice Seco del Báltico (BDI por las siglas de su nombre en inglés, BalticDryIndex)es un indicador poco conocido, relacionado con el transporte marítimo de materias primas, pero cuya relevancia va más allá de la industria y atañe al comercio y producción de bienes y servicios a nivel mundial.

En concreto, se trata de un índice que mide el comportamiento de los costos del transporte marítimo de diversas materias primas. Es elaborado por la Baltic Exchange de Londres, una sociedad de empresas navieras que abarca a las más importantes del mundo y que funge como la principal fuente de información del mercado. A razón de ello, la Baltic Exchange publica diariamente siete índices que corresponden a los fletes de buques de diferentes tamaños y a partir de la compilación de algunos de ellos(Capesize, Panamax y Supramax), se elabora el Índice Seco del Báltico. El índice hace referencia a las materias primas cuya carga es sólida y a granel, es decir, las que se transportan y venden sin empaquetar, tales como el hierro, el carbón, el cemento, la madera, los granos y cereales, entre otros. Por ello, también es conocido como el Índice de Granel Seco. La información para su construcción se obtiene de la realización diaria de una encuesta a los agentes marítimos sobre el precio negociado en los contratos de envío de éstas mercancías en las principales rutas marítimas del mundo entero, con diferentes tiempos de entrega. Éstas características le otorgan al índice un gran alcance, por lo cual, su seguimiento se

Dada su naturaleza, el Índice Seco del Báltico constituye en primer lugar un indicador de la actividad comercial, ya que el nivel y variación en los fletes está directamente relacionado con la demanda y oferta del transporte, y por ende, con la demanda de materias primas que son el motor de la actividad productiva. A mayor demanda, o menos oferta, se incrementa el costo de este servicio y por ende, también aumenta el Índice Seco del Báltico. Indirectamente, el índice puede llegar a representar un indicador adelantado del crecimiento económico global, pues en períodos de auge y expansión aumenta el consumo de materias primas, y lo contrario sucede en épocas de desaceleración o contracción económica; es allí donde radica su importancia.

Niveles más bajos

Recientemente, el valor del Índice Seco del Báltico alcanzó los niveles más bajos desde el inicio de su registro en 1985. Entre 2014 y 2015, pero particularmente este año, el índice se ha ubicado en niveles considerablemente bajos en comparación con los niveles de 2009 y 2010, manteniéndose durante la mayor parte de este tiempo por debajo de los 1000 puntos. Ya en el mes de febrero se registraron niveles preocupantes cercanos a los 500 puntos. En los últimos meses se renovó la inquietud respecto al índice y lo que este comportamiento podría significar. Desde el nivel más alto de 2015, registrado en agosto, la evolución del mismo ha sido prácticamente de caída constante, con una disminución de 54% desde principios de agosto hasta la actualidad (20,1% en agosto y de 22% en lo que va de noviembre).

El pasado viernes 20 de noviembre el índice se ubicó en 498 puntos, el mínimo histórico de la serie, incluso por debajo de los niveles previos a la crisis de 2008.Y esto es particularmente malo en este mes, en el cual se esperaría más bien una fortaleza en el índice ya que suele ser una de las épocas de mayor tráfico de mercancías debido a la cercanía de diciembre, cuando el consumo a nivel global aumenta. Las razones a las que los analistas atribuyen esta situación son diversas y provienen de la evaluación tanto de la oferta, como de la demanda de transporte para materias primas, aunque la mayoría de las recientes aproximaciones apuntan al primer elemento.

En este sentido, la desaceleración de la economía China, principal demandante de materias primas a nivel mundial, ha sido vista como el detonante principal del comportamiento a la baja en el Índice Seco del Báltico. El índice de comercio para las economías emergentes, elaborado mensualmente por la Agencia Holandesa para el Análisis de la Política Económica (CPB por sus siglas en inglés) y publicado en el Monitor de Comercio Mundial, mostró una caída de 6,22% en septiembre, respecto al mismo período del año anterior. De hecho, sólo dos meses del 2015, en junio y julio, esta variable registró un incremento. A nivel global, se puede evidenciar estadísticamente la relación entre el comercio mundial y el Índice Seco del Báltico, y como el comportamiento de este se adelanta al del primero. Los datos del comercio chino más recientes mostraron una caída extraordinaria en su balanza comercial, reflejando el menor volumen de importaciones y, en especial, de exportaciones de bienes y servicios. Indicadores del sector manufacturero también dan muestra directa de la desaceleración económica de China. Durante el tercer trimestre de 2015 el país asiático creció 6,9% (respecto al mismo período del año anterior), siendo ésta la menor tasa desde la crisis financiera y poniendo en duda su desempeño para final de año, cuando se espera que cierre con un crecimiento de 7%.

Factores de la oferta

Por otro lado, al analizar los factores de oferta, se observa que existe un exceso de oferta del servicio de transporte marítimo de carga a granel de materias primas, es decir, más buques mercantes de los necesarios. El origen de este desequilibrio que ha presionado a la baja el precio del mercado, se encuentra en los años anteriores de auge económico en los cuáles se incrementó la flota naval de tipo comercial, principalmente con destino a China.

De forma más concreta y excluyendo parcialmente las implicaciones macroeconómicas que se le han otorgado a la medición del Índice Seco del Báltico, otro aspecto en el que se ha resaltado la importancia del mismo tiene que ver directamente con el sector de transporte marítimo y el mercado bursátil. Aunque la Baltic Exchange no cotiza en bolsa, las empresas que la conforman y que trabajan con este tipo de envíos sí, y son las que resultan directamente afectadas por la caída en los fletes, su fuente de ingresos, por lo que la inversión en ellas no ha sido la recomendación, ni ahora, ni en el mediano plazo, pues se espera que el panorama negativo del sector se mantenga por algún tiempo más.

En el aspecto macroeconómico, con las decisiones de política económica, en específico de tipo monetarias, que enfrentan los principales bancos centrales del mundo, el seguimiento del Índice Seco del Báltico ha cobrado relevancia, como muchas otras variables, en un intento de los actores del mercado por disminuir la incertidumbre, formarse una evaluación más amplia de la situación de los mercados internacionales y tomar previsiones de acuerdo a los posibles escenarios.

 

Con Información de: El Universal / Boungy