Economía
Industriales sin materia prima por falta de divisas
Economía

El limitado o casi nulo acceso a las divisas, para la adquisición de materia prima, equipos y tecnología, no sólo restringe el crecimiento de los industriales del país, sino que deteriora el aparato productivo nacional y a su vez, la caída de la inversión.

Por: Rosmir Sivira.

Ante este panorama la Cámara de Industriales de Lara se declaró días atrás en emergencia y señaló las políticas cambiarias, como una de las graves causantes de la crisis económica y social de Venezuela.

El economista y profesor universitario Gerardo Álvarez, comentó que el sector industrial es el más afectado por la escasez de divisas, puesto que un alto porcentaje de los bienes esenciales para su producción son de importación.

“Cualquier industria, manufacturera, sea pequeña o grande, requiere importar insumos, materia prima y tecnología, para sus procesos de producción y esto sólo se logra a través de la obtención de divisas… Sin embargo, muchos de ellos, en virtud del impedimento para obtener dólares en Sicad y Simadi, han comprado estos en el mercado paralelo, a fin de subsistir… dólar cuyo valor es totalmente distorsionado, al igual que el de 6,30”.

El problema es la política

En opinión de Álvarez, el problema del control cambiario reside en su permanencia en el tiempo, ya que estas medidas suelen ser transitorias.

Durante casi 13 años de práctica han sido diversos los organismos creados para la administración de divisas, al igual que los tipos de cambios y esquemas cambiarios. A pesar de ello aún no se ha solventado el problema, que reside en la volatilidad de las divisas.

El especialista apuntó que en Venezuela no existen tres sino cinco sistemas de cambio, situación que no soporta por mucho tiempo ninguna economía del mundo.

Detalló que no sólo se maneja el dólar del Centro Nacional de Comercio Exterior (Bs. 6,30), Sistema Complementario de Administración de Divisas-Unificado (Bs 12,30) y Sistema Marginal de Divisas (Bs. 200 aproximado), además del dólar paralelo que roza los Bs. 400, sino también el dólar implícito, que estima debería ser de Bs 150, tipo de cambio que resulta del equilibrio entre la liquidez monetaria y las reservas del país.

Comentó que de generarse una unificación cambiaria progresiva, medida que proponen los industriales, este debería ser su valor. Decisión que posiblemente no se haya tomado porque impactaría directamente los precios de alimentos y medicinas, generando a su vez una hiperinflación que la economía venezolana no podría soportar.

Asimismo, reconoció que la medida probablemente no se tome por ser este un año electoral.

Para que todo mejore

Para que la economía del país tenga un crecimiento, es preciso que se genere confianza jurídica, ya que de lo contrario no habrá inversiones que estimulen la productividad.

En este sentido, Álvarez recordó que según reportes recientes de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) cerca del 70% afirman que no realizará inversión alguna durante el presente año, motivado por la incertidumbre económica.

Por tanto, es precisa la revisión del modelo económico que “pareciera, ni siquiera ha arrojado los resultados que el mismo Gobierno esperaba… No pueden seguir socavando las bases de la economía, a través de una situación de acoso y disminución del sector productivo”. De lo contrario la producción nacional continuará en detrimento.

Recordó que en 2014 se registró una disminución sostenida en la producción y, motivado a la falta de correctivos, pareciera que la misma continuará el presente año.

Fuente: El Impulso