Economía
Mensaje de Navidad de Manuel Rosales al pueblo de Venezuela
Economía

La Navidad es una ocasión singular para dar vuelo a valores tan importantes como el amor, la solidaridad, la generosidad y el rencuentro. Hoy más que nunca, todos los sectores deben comprender la necesidad de buscar salidas a la grave crisis que vive el país, con la terrible tendencia a empeorar, y que sólo podrá superarse con el consenso de todos y con sentido de grandeza.

Los resultados del 6D sin duda alguna, propiciaron un sistema de contrapesos que como es lógico en la democracia, conlleva al intercambio, la búsqueda de consensos y el diálogo entre los poderes en beneficio del bien común. Pero más allá de la elección de los 167 diputados y la obtención clara y contundente de la mayoría calificada de la oposición, el pueblo de manera inequívoca, votó por un cambio en lo económico, en lo político y en lo social. Ese es el mensaje que tanto el gobierno como la oposición deben tener bien claro, sobre todo, cuando se habla de conflictividad y división.

Es insoportable el deterioro económico que se inició años atrás, hasta los niveles catastróficos que hoy asola a los venezolanos. El pueblo exige respuesta y solución a la escasez de alimentos y medicinas, al alto costo de la vida, los depauperados salarios, el desempleo, la inseguridad y malos servicios. Activación del aparato productivo del país y mejor calidad de vida. Es eso lo que quiere el pueblo, no la discusión de partidos, ni de ideologías, ni fracturas ni más odio.

Quedó bien marcado que el pueblo valora en su fuero interno las propuestas y los resultados. Asimismo reconocerá a aquellos que mejor asuman la solución de sus necesidades y reclamará a quienes no entienden el drama que hoy vive. Lo más sensato para el gobierno y la oposición es buscar puntos de encuentro. Es el camino más indicado, al recordar que no es acuerdo ni diálogo de grupos, ni negocios entre los partidos ni pactos o acomodos políticos, sino el bien colectivo lo que debe prevalecer, sin que ello signifique declinar en cuanto a nuestros principios o posiciones y diferencias políticas.

Navidad, con su significado piadoso, armónico y de tradiciones, es época para la reflexión y la rectificación. Navidad, momento de paz y convivencia, vinculado a nuestras esperanzas, afanes y la fe por una Venezuela donde brille la grandeza y la Unidad. Fecha para pensar sobre el profundo compromiso solidario que tenemos con las ilusiones y anhelos de un pueblo.

¡Feliz Navidad!

Manuel Rosales Guerrero