Economía
Mercados Latinoamericanos en Agosto
Economía

Las noticias del mes han sido mixtas para la región. En los últimos días, la Administración General de Aduanas china hizo públicas las cifras de importaciones del mes de agosto. Si se comparan con las cifras del mismo mes para el año 2014, se nota claramente el impacto de la caída de los precios de los commodities.

En este orden de ideas, si bien la cantidad de las importaciones petroleras ha crecido en casi 10%, en términos de su valor en dólares la cifra ha caído en 40%. De igual forma, el valor de las importaciones chinas de cobre ha caído en 21% y 6% de acuerdo al nivel de refinamiento que se ha aplicado al metal. Los cereales son los únicos commodities exportados por los países latinoamericanos que han crecido, con 65% mayor valor en 2015 con respecto al año 2014.

Esto es relevante para la región por la alta dependencia de ésta a las exportaciones de commodities. El petróleo representa 80% de las exportaciones venezolanas, 9% de las mexicanas, 56% de las colombianas y 24% de las brasileñas, mientras que, el oro y cobre representan 40% de las exportaciones para Perú, la soja y el maíz 28% para Argentina y el cobre 50% para Chile.

En términos generales, el índice que resume la variación en los precios de los commodities realizado por Bloomberg tocó en los últimos días de agosto un nuevo mínimo no visto en 5 años, tras lo que repuntó en cierta medida. Esto refleja el comportamiento de algunos de los principales rubros, que experimentaron una recuperación en los últimos días del mes.

Después de iniciar agosto en casi 50 dólares por barril, la cesta petrolera Brent alcanzó los 42 el 24/08, tras lo que se recuperó y cerró el mes en 54, por encima de su nivel de apertura. Esta son buenas noticias para Venezuela, Colombia, México y Brasil, países que dependen de la industria de forma importante. Más aún, esto podría indicar que el ciclo bajista del petróleo ha llegado a su fin y este buscará nuevos niveles de estabilidad.

El período de recuperación del oro comenzó antes que el del petróleo. Su mínimo se alcanzó durante los primeros días de agosto (1.085 dólares la onza), tras lo que se recuperó y cerró en casi 1.140. Estas son buenas noticias para los exportadores del metal precioso, como Perú.

Dicho todo esto, el enfriamiento de la economía china sigue siendo una posibilidad vista con temor por los mercados internacionales y, de concretarse, podría continuar afectando a los países latinoamericanos.

Los mercados bursátiles de la región continúan sufriendo a la par de las macroeconomías en las que están adscritos.

Continuando lo sucedido en los meses anteriores, la bolsa de Lima lidera en pérdidas durante el mes, habiendo registrado una caída de 15% en agosto. Esto se suma a las caídas de los últimos meses, totalizando 31% para lo que va de 2015. En gran medida, estos movimientos son respuesta a las malas condiciones macroeconómicas, incluyendo los recientes recortes en las estimaciones de crecimiento del PIB; se estima que el país andino crecerá 2,7% en 2016, en comparación a cifras por encima de los 5% durante la última década

En relación al gigante económico de la Región, Brasil padece de estos mismos males macroeconómicos; sin embargo, agrega un componente político marcado por los escándalos de corrupción del año. En el mes de agosto, la bolsa brasileña cayó en casi 10%.

Ninguna de las bolsas latinoamericanas registró crecimiento durante el mes y todas, excepto las de Venezuela y Argentina (que crecen por motivos de bajo volumen y resguardo ante la inflación).

Agosto continuó la tendencia a la depreciación en América Latina. Todas las monedas de la región se debilitaron con respecto al dólar, a pesar de que esta moneda también se ha debilitado en relación a las de sus principales socios comerciales.

El Peso colombiano y el Real brasileño fueron las monedas que más cayeron durante el mes, registrando descensos de 7,5 y 6,8% respectivamente. Ambas economías han sufrido considerablemente durante el año debido a los bajos precios del petróleo.

El Nuevo Sol peruano es la moneda que menos se ha depreciado en el año (fuera del peso argentino oficial, que tiene un tipo de cambio fijo), a pesar del malestar económico del país. Esto refleja la cautela de su banco central en el manejo monetario interno.

Las deudas chilena y de Pdvsa son las ganadoras del mes. Con 5,85 y 1,08%, respectivamente, de disminución en el rendimiento de sus bonos, estos emisores son los únicos que han bajado el riesgo percibido por el mercado internacional en su deuda.

Los grandes perdedores del mes son Petrobras y Ecopetrol, que aumentaron su rendimiento en 9,35 y 8,97%, respectivamente. Las petroleras tienen meses enfrentando los problemas financieros asociados con ls bajos precios del oro negro, y agosto continuó esta tendencia.

 

 

Con Informacion de: El Universal Boungy