Economía
Nicolás Maduro fracasa en su lucha contra el alza del precio del dólar
Economía

La crisis económica en Venezuela se intensifica, mientras el gobierno muestra pasividad. El valor del dólar paralelo, el que se vende en el mercado negro, superó el jueves por primera vez la barrera de los 600 bolívares (ayer llegó a 612 bolívares). ¿Qué significa eso para un venezolano? Un sencillo ejemplo lo ilustra: quien gana un sueldo mínimo, que es de 7421,68 bolívares, sólo puede comprar 12 dólares al mes, si invierte todas sus ganancias.

 

Por: Álex Vásquez – elmundo.es

 

Eso quiere decir que por día, quienes ganan sueldo mínimo apenas reciben 0,40 centavos de dólar.

¿Por qué hacer el cálculo con el mercado negro? Porque es el de más fácil acceso. En Venezuela hay control de cambio y los ciudadanos sólo pueden comprar dólares si el gobierno lo autoriza, luego de pasar por engorrosos procesos burocráticos en el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex).

 

Justamente la dificultad para encontrar dólares oficiales hace que las personas acudan al mercado negro, incluyendo a comerciantes, por lo que buena parte de los precios de los productos que se venden en Venezuela dependen de la cotización del dólar paralelo: si éste sube, sube la inflación, pues en Venezuela casi no se produce nada.

 

arlos Villalobos, dueño de una tienda de accesorios de teléfonos móviles en Caracas, importa buena parte de sus productos con el dólar paralelo. “Es imposible que no suban los precios. Las personas se quejan, pero cada vez es más difícil conseguir los dólares para poder traer la mercancía. Hay que ir al mercado negro”, señala.

 

Con el súbito aumento del precio del dólar paralelo se ha incrementado más la brecha con las tres tasas oficiales a las que el gobierno vende los dólares. Un dólar en el mercado negro es 97 veces más caro que uno de la tasa preferencial del CENCOEX, que es de 6,30 bolívares por dólar. El dólar paralelo también es 48 veces mayor que un dólar del Sistema Complementario de Administración de Divisas, la segunda tasa a la que el gobierno vende los dólares, a 12,80 bolívares.