Economía
ONG Crisis Group advirtió impacto de crisis venezolana en países vecinos
Economía

Representantes de la organización no gubernamental International Crisis Group (ICG) alertaron hoy que Venezuela atraviesa una crisis económica y política que de no ser atendida de inmediato podría tener repercusiones en países vecinos.

Los portavoces del grupo creado en 1995, Phil Gunson y Javier Ciurlizza, dijeron que mientras la situación por la escasez de bienes de consumo y medicinas se profundiza, el gobierno no toma medidas para enfrentar la crisis, presentando una imagen de parálisis.

“La situación venezolana es como el cuento del lobo, que nunca llega. Da la sensación de un permanente abismo, que es un momento crítico que no se convierte en una guerra civil, en un cataclismo social, pero que no deja de ser crítico”, señaló Ciurlizza en un encuentro con corresponsales extranjeros, precisó DPA.

Los analistas hablaron con motivo de su más reciente informe: “Venezuela, un desastre evitable”, que será difundido hoy.

El estudio señala que es fundamental que la región y el resto de la comunidad internacional comprendan el alcance y profundidad de la crisis y actúen en consecuencia.

“A falta de un paquete de reformas coherente, la situación humanitaria seguirá deteriorándose rápidamente, con graves repercusiones no solo para los venezolanos, sino también para los vecinos del país”, alerta.

El informe presenta un panorama apoyado en cifras oficiales, de organizaciones no gubernamentales y especialistas independientes para alertar sobre la situación, que este año se agravó por la caída de los ingresos petroleros.

Puntualiza que la situación está marcada por el desabastecimiento de los mercados de alimentos básicos, medicamentos, junto con el colapso de los servicios sanitarios.

Gunson dijo que en Venezuela no existe una crisis humanitaria, pero que hay muestras de una situación preocupante por la escasez y que en 2016 el país podría caer en un default en el pago de la deuda.

“Lo que uno percibe es que hay un Ejecutivo que en algún momento ha querido tomar medidas, pero se ha echado para atrás. Es evidente que en el gobierno hay fuerzas encontradas muy poderosas”, señaló.

A la vez, Ciurlizza dijo que en el ámbito internacional existe la creencia de que en Venezuela existe una confrontación entre izquierda y derecha y se percibe que la “izquierda está más preocupada por el pueblo”. Indicó que la región debe considerar las consecuencias de esta crisis venezolana.

Agregó que Colombia puede ser uno de los vecinos más afectados por la agudización de la situación, así como islas caribeñas por la dificultad de Venezuela para mantener sus programas de ayuda en en campo energético.

“Colombia está muy condicionado para actuar. Hay preocupación por el impacto de la crisis en la frontera porque hay empresarios con mucha plata invertida. Acá tienen un mercado hambriento de productos y no les interesa que haya alguna intervención. En los militares hay gran preocupación porque la frontera no soportaría un flujo grande de migrantes”, señaló.

El ICG, que según Ciurlizza fue creado como respuesta a la falta de información y análisis respecto a las crisis en el mundo, alertó que la solución venezolana no se superará a no ser que se logre salir del estancamiento político y se forjen nuevos consensos, lo cual a su vez requiere el apoyo de gobiernos extranjeros y organismos multilaterales.

FUENTE: EL UNIVERSAL