Economía
Países suramericanos y árabes se comprometen a profundizar lazos comerciales
Economía

Los países suramericanos y árabes se comprometieron en Riad a continuar profundizando las relaciones económicas y comerciales, que en diez años han aumentado de forma exponencial hasta llegar a los 34.000 millones de dólares.

En la inauguración de la IV Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y Países Árabes (ASPA), que se celebra en Riad, los participantes alabaron los progresos hechos desde la primera cita en Brasilia en 2005 e instaron a aumentar los intercambios.

El vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, representando a la Unasur, señaló que el foro ASPA debe ser “dinámico y realista” y abogó por continuar trabajando para desarrollar las inversiones bilaterales y el turismo, luchar contra la pobreza y avanzar hacia el desarrollo sostenible.

Sendic aseguró que la visión que tienen los países de la Unasur de las cumbres ASPA es que se conviertan en una “plataforma de cooperación sur-sur” en la que se promuevan el comercio y las inversiones, ya que el mundo ahora “no es bipolar”.

También pidió a los países árabes afrontar “juntos” la caída de los precios del petróleo, que está afectando directamente a los ingresos de los países productores y que preocupa especialmente a Venezuela y Ecuador, los únicos suramericanos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Estos dos países vinieron a la cumbre representados al más alto nivel, por sus presidentes Nicolás Maduro y Rafael Correa, que mantuvieron una reunión bilateral, según confirmaron a Efe fuentes de la delegación ecuatoriana.

Sobre el petróleo, el vicepresidente uruguayo subrayó que “la caída abrupta de los ingresos” por el bajo precio es “un desafío importante”, recordando que los buenos precios favorecieron la economía y el “desarrollo social y de infraestructuras”.

Otro de los oradores suramericanos en la apertura de la cumbre fue el canciller brasileño, Mauro Vieira, quien abogó por “diversificar los intercambios comerciales” entre ambos bloques.

“Nos interesa un comercio internacional más justo y que las organizaciones internacionales sean transparentes”, apostilló el canciller, que pidió reformar el Consejo de Seguridad de la ONU para que refleje el mundo actual.

Las cumbres ASPA buscan crear un eje alternativo sur-sur para unificar posturas en los foros internacionales y tener un mayor poder de influencia.

En la misma línea, el rey saudí, Salman bin Abdelaziz, destacó la importancia del intercambio comercial y las inversiones entre ambas regiones, y apostó por la creación de cámaras de comercio entre los países sudamericanos y árabes.

El monarca hizo hincapié asimismo en “las posturas positivas” de los países suramericanos, que apoyan las causas árabes principalmente la palestina, y pidió mayor coordinación en cómo afrontar la lacra del terrorismo.

La actual escalada de la violencia en los territorios palestinos centró también parte de los discursos de los dirigentes, principalmente los árabes, que condenaron las políticas de Israel y urgieron a la creación de un Estado palestino independiente con las fronteras de 1967.

Los países suramericanos han dado tradicionalmente su apoyo a los palestinos, así como a que Palestina sea un estado observador en la ONU, lo que agradece el bloque árabe.

Al respecto, el canciller brasileño pidió reanudar el proceso de paz y “poner coto a los asentamientos” israelíes en los territorios palestinos ocupados.

Otros temas políticos abordados fueron el terrorismo y el conflicto en Siria, en concreto la crisis de los refugiados.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió hoy en Riad a los países suramericanos y árabes que acojan a más refugiados sirios, al tiempo que instó a dar un mayor apoyo económico para “aliviar la profunda miseria del pueblo de Siria”.

En su alocución, Ban dio la bienvenida a los esfuerzos de ambos bloques para reunirse de forma “regular y cara a cara”: “La cooperación entre el mundo árabe y América Latina puede traer beneficios de amplio alcance a sus propias regiones y más allá”, concluyó.

La Cumbre de Riad, a la que acudieron la mayoría de los jefes de Estado árabes y, entre otros, el primer ministro de Perú, Pedro Cateriano, y las cancilleres de Venezuela, Delcy Rodríguez, y Colombia, María Ángela Holguín, es el cuarto encuentro entre ambas regiones, tras los celebrados en Brasilia (2005), Doha (2009) y Lima (2012). EFE