Economía
Siderúrgicas necesitan 19 MM de toneladas para cubrir costos
Economía

Venezuela, en la concentración más rica de hierro de la tierra, posee en Guayana un mineral de alta calidad y sus reservas comprobadas para el año 2014, registraban 14.624,4 millones de toneladas (MMT) y se estiman para ser explotadas durante unos 300 años.

Las reservas geológicas de mineral de hierro en la formación geológica del llamado Escudo de Guayana, se encuentran en las minas Bolívar, Altamira, Barrancas, San Isidro, Las Pailas y contienen un 88% de mineral con bajo tenor de 41,77% de Fe. El 12%, es de alto porcentaje de hierro (promedio 63,29% de Fe).

Entre tanto, las reservas probadas se encuentran en el Cerro Bolívar, el 33,2%; los Barrancos 12,1%; Altamira 8,1% y San Isidro, 7,8% y otros el 24,7%. De alto tenor hay reservas probadas por 1.370,2MMT, con el 63,15% de Fe. Y de bajo tenor 2.217,8MMT, con el 63% de Fe. Como es conocido las Siderúrgicas son una de las industrias más fuertemente endeudadas del mundo por los altos costos en la adquisición de tecnología.

La Corporación Siderúrgica de Venezuela, bajo la Presidencia del general de División Jesús Zambrano Mata, programa producir en los próximos años los 19 millones de toneladas de hierro para cubrir los costos e inversiones.

Cabe precisar que el precio de la tonelada ha bajado desde el 2010, que estaba en 125,18USD/T y para julio del 2015, se derrumba a los 44,10USD la tonelada. Proyectan producir este año 14.5 millones de toneladas. Las reservas geológicas han disminuido a través de los últimos años, por falta de nuevos planes de exploración, la crisis financiera, carencia de divisas, baja disponibilidad de los taladros de exploración y la prioridad de llevar mineral comercial a las plantas.

Un poco de historia

Hagamos primero un poco de historia. Las montañas de mineral de hierro especialmente ferroso en el estado Bolívar, emergieron durante las eras del Precámbrico, Arqueozoico y Proterozoico y es considerada una de las más antiguas del mundo: hace unos 3500 millones de años. Cuenta la historia que sacerdotes capuchinos españoles, ya para 1740, explotaban pequeñas minas de hierro en Upata.

Fue así como la Corona española en 1523 y 1786, emitió decretos adjudicándose la propiedad de las minas. En 1829, Simón Bolívar revertió esta situación decretando la propiedad de la República sobre las minas. En 1954, cuando un grupo de geólogo norteamericanos encabezados por Mack Clayton Lake, de la Orinoco Maine Company, hacen un vuelo rasante sobre el cerro “La Parida”, hoy “Bolívar” — de 8 mil hectáreas y altura máxima de790 msnm — se les apagaron los magnetómetros.

No sabían si era falla eléctrica o mecánica. Uranio o hierro. Con baquianos de Cerro Florero en el Pao, recogieron muestras y enviaron a EEUU seis tambores. ¡Era hierro de gran calidad! ¡Inició la industria siderúrgica!

En 1962, Fundan la Orinoco Maine Company situada donde funciona hoy la Escuela de Geología de la Universidad de Oriente. Arranca la explotación, construyen campamentos y vías férreas, con un permiso del Ministerio de Minas. El permiso contemplaba la realización de estudios en los cerros Toribio, la Estrella, Arinagua, Altamira y Redondo.

El cerro Bolívar descubierto en 1954, paralizó su explotación en el año de 1997, y reinicio su explotación en febrero del 2015, habiendo sacado hasta ahora unas 700 mil toneladas y se proyecta llegar a los cuatro millones de toneladas en diciembre.

Muy temprano en la mañana salimos para la zona de yacimientos de hierro. A la zona llamada cuadrilátero ferrifero San Isidro. Una muy buena vía aunque angosta. Al lado izquierdo un ferrocarril con más de 200 vagones con dos maquinas y un cabú cargados de mineral de hierro van a Puerto Ordaz. A la hora, calculo yo, estábamos entre las montañas donde se extrae el hierro. Cerca de nosotros me cuentan y a unas dos horas, por Paul, hay minas de oro y diamante. Los cuales son extraídos en forma rudimentaria por particulares.

Más allá, del lado de las Claritas si hay concesiones para explotar. Hugo Chávez, me cuentan mis acompañantes, estuvo dos veces por esos lados. En uno, fue al Hato La Vergareña, de 183 mil hectáreas, en La Paragua, que era de Nelson Rockefeller y luego nacionalizada. Hoy, “Maderas del Alba”.

En la zona de las minas entre montañas, de mineral de hierro, poca vegetación, nubes bajas y cargadas, trabajan unas 1500 personas entre administrativos y trabajadores. Los niños de los trabajadores tienen gratuita escuela, libros, transporte, cuadernos, clínica, todos los útiles escolares y el Comisariato, donde el kilo de carne vale menos de cinco bolívares y un kilo de queso tres bolívares.

Cada familia –según nos informaron trabajadores –tiene un cupo de 6 kilos de carne que incluso pueden canjearlo por el dinero. Todo esto parte del Contrato Colectivo que viene desde los tiempos cuando estaban los norteamericanos.

Proceso operativo

Llegamos al frente “San Isidro”, concedido a una empresa China. En esta empresa hay personal chino y venezolano ejecutivo gerencial y los trabajadores son todos venezolanos por convenio con el sindicato: alrededor de 70 personas. Un movimiento impresionante de gigantes camiones y montacargas de 180 y 80 toneladas, que sacan el material bruto de los montones ya desprendidos del cerro, después de la explosión.

Es un verdadero espectáculo el movimiento sincronizados de cargadores y camiones, como si estuvieran sincronizados y controlados por un centro de computación. Nos sorprendió ver a una mujer, Carmen Figueroa, conduciendo un gigantesco camión roquero de 80 toneladas de mineral de hierro y nos contó que hace un promedio de 25 viajes en cada turno y tiene ocho meses trabajando con la empresa.

En San Isidro trabajan dos turnos de 3 a 11 y de 11 a 7. Interrogada por la relación con la empresa nos dijo que es muy buena. Supimos que Ferrominera tiene igualmente mujeres trabajando como paleras y camioneras. Después de recorrer un poco vimos tres taladros empinados hacia el cielo. Uno amarillo pequeño de estudios de geología, para sacar muestras y dos grandes para perforaciones y hacer voladuras a 18 metros de profundidad y 16 pulgadas de ancho.

La exploración comenzó en el cerro Bolívar luego se extendió a los barrancos, San Isidro, Pailas y Altamira, La parte geoexploratoria, cuando se perfora la montaña para ver la profundidad y la calidad del mineral. Se bajan los taladros de 311 milímetros y 251 milímetros para el banco del mineral de 15 metros. Entonces, viene la voladura con dinamita en el espacio marcado y después entran a recoger el mineral los cargadores que les llevan a los camiones y estos a la planta trituradora y de limpieza donde molinos primarios y secundarios les trituran y pasan por una criba, que hace el trabajo de lograr la granometría.

Una muestra del mineral es llevado a los laboratorios para precisar su composición y pureza. Allí, se revisa la química del mineral y se determina su composición de hierro, fosforo, sílices, etc. Se va a la pila de mineral y se homogeniza para un materia optimo de acuerdo, según su PMH, con las especificaciones exigidas por el cliente que pueden ser Sidor, o las plantas Briqueteras o Pelleteras.

El mineral de hierro extraído en los yacimientos es procesado en las plantas de trituración ubicadas en Ciudad Piar, los Barrancos I, Los Barrancos II y Altamira y en Puerto Ordaz para obtener mineral de hierro fino y grueso, en una proporción de aproximada de 80% y 20 % respetivamente. En las Barracas, una gigantesca pala eléctrica P&H gira impresionante cargando 60 toneladas de mineral. Solo hay tres en América latina. Dos en Brasil y una en Venezuela. La mayor producción es generada en los Barrancos.

Toda esta tecnología es Americana, de acuerdo a lo que nos informaron. Hoy día todo el proceso de exploración, extracción y traslado a las plantas del mineral de hierro es una operación dinámica que se hace con el esfuerzo de los obreros y equipos y maquinarias en constante reparación y mantenimiento, para logra una producción en su capacidad optimo.

Según el Plan en ejecución, para el mejor aprovechamiento del mineral se construye la Planta de concentración de cuarcitas fiables, para evitar que los contenidos de sílices en los yacimientos afecten los procesos de fabricación del producto aguas abajo. Los sondeos geoexploratorios para determinar las características físico-químicas de los yacimientos han disminuido. Entre 2004 y 2009, se hicieron perforaciones de 11.422m por años, promedio. Pero para 2010 y 2013, bajaron a 565 m por año.

En los primeros meses del año 2015, la producción de mina aumento el 6% y la exportación de hierro creció el 103%. Los parámetros es el contenido de % de Fe y de dióxido de silicio SiO2. El fenómeno observado es que el contenido del % de hierro fino destinado al mercado nacional ha estado descendiendo continuamente. Desde el año 2006 este parámetro vario de 66,11% a 64,68% en el 2013.

Cabe mencionar que en el mercado internacional el descenso fue similar. Actualmente, y según United States Geological Survey y cálculos de Ferrominera Orinoco, el contenido de hierro y su tenor en las reservas de mineral, en el mundo es el siguiente: Australia, 48,6%; Brasil, 51,6%; Rusia, 56%; China, 31,3%; India, 64,2%; Canada, 36,5%; USA, 30,4%; Irán, 56%; Venezuela, 44,3% y otros, 49%.

El ferrocarril lo comunica todo

El transporte ferroviario es esencial en el proceso de trasladar el mineral de hierro desde los yacimientos en Ciudad Piar a las plantas procesadores y productoras de materiales de hierro, como pellas y briquetas, ubicadas en Puerto Ordaz. Sistema que luego es utilizado para el transporte de productos y subproductos a el muelle de Palúa, que van al exterior y también al mercado nacional. La rapidez y eficacia de la transferencia del mineral desde las minas a los centros de producción y a los clientes está relacionada con las características del mineral, la disponibilidad de equipos mineros y el nivel de complejidad en el acceso al mineral de Mena comerciable.

En el año 2009 se transportaron por vía férrea un volumen superior a los 20MMT, promedio anual. Disminuyo en el 2013 a los 14,9MMT. Desciende por la poca disponibilidad de repuestos; falta de vehículos para agilizar las maniobras; continuos descarrilamientos, carencia de material en los puntos de carga y reducción de los vagones disponibles. La velocidad del tren en la vía principal creció al pasar de 31 Km/h mensual a los 42 km/h, para el año 2014.

La relación inversión producción en las áreas de minería, ferrocarril, procesamiento, planta de pellas y en apoyo a la producción, presentan una correlación del 50%, margen considerado muy bajo. Se considera que las causas de esta baja correlación, en el pasado, se deben a carencia de estudios de pre inversión, concentración de las pocas inversiones en áreas operativas, planificación, llegada de equipos, deficiente logística y altos pagos de aranceles.

Actualmente, las limitaciones financiaras han reducido las inversiones necesarias y suficientes, de acuerdo a lo informado a este cronista. No obstante, el esfuerzo de productividad y eficiencia que se realiza. El mineral de hierro representa la principal materia prima para elaborar aguas abajo bienes, productos y artículos en la vida cotidiana. Colocados en el marcado nacional, generan empleo, ingreso y dinamizan la economía. Próximo reportaje: “Proceso industrial para la fabricación de cabillas, alambres, latas, tapas de envases, tubos, carrocerías, bielas y otros.

 

 

Con Información de: El Universal Felix Cordero