Economía
Siderúrgicas planean elevar producción a 85% de su capacidad
Economía

En Venezuela, la industria ferro siderúrgica está conformada por un proceso integrado desde la explotación de la materia prima (mineral de hierro), hasta el procesamiento del acero en productos fundamentalmente semiterminados, pasando por la industria de hierro reducido: Pellas y Briquetas. La producción de Pellas para el año 2015 está pautada llegar a 2.500.000 toneladas y las Briquetas superaran las 500.000 mil toneladas, siendo estas últimas, las de mayor valor agregado en la línea de hierro reducido, con un precio de 189 USD la tonelada. Vale destacar que para el año 2013 las Briquetas presentaban un precio superior a los 280 USD la tonelada, no obstante, factores de la dinámica del mercado internacional han provocado la caída de precios que afecta actualmente los ingresos de toda la industria.

En lo que va de año, se ha satisfecho la demanda del mercado nacional, en un 100% y el excedente que no ha sido demandado por la industria local, se ha exportado (4 millones 700 mil toneladas). Para el año 2016 el sector ferro siderúrgico producirá al 85% de su capacidad instalada, garantizada dicha meta con el potencial de las reservas geológicas del mineral de hierro y las líneas de acción que se han implantado en los dos últimos años a las plantas y equipos de producción.

En 1973 se creó la Ferrominera Orinoco, encargada de la producción de mineral de hierro. Posteriormente la producción de acero comenzó con la creación de la Industria Siderúrgica del Orinoco (Sidor). Este, es el cuarto productor de acero en Latinoamérica con una capacidad instalada superior a las 4 millones de toneladas de acero. Posee puerto directo en el río Orinoco para la exportación de sus productos, siendo privatizada en 1997 y en 2008 decretada su nacionalización. Desde 1999 hasta 2014, la producción de mineral de hierro presenta fluctuaciones cíclicas en las que una fase de expansión (1999 -2008) va seguida de otra de contracción (2009 – 2013), seguida a su vez del inicio de una recuperación en el 2015 respecto a los dos años anteriores (2014 y 2013). Esta recuperación que se observa en el 2015, es producto del diseño y aplicación de estrategias dirigidas a activar las capacidades productivas y la mancomunada corporativa con los trabajadores.

De acuerdo a información recabada por este cronista, las dificultades para no alcanzar la cifra de la capacidad instalada de producción de mineral de hierro (23 millones de toneladas), se deben principalmente al deficiente mantenimiento de plantas y equipos desde el año 2008 y su paralización a partir del 2009, la caída de la demanda nacional por la política de ahorro energético en 2010 y las limitaciones financieras por bajos ingresos que dificultaron la inversión y la adquisición de materiales, insumos y servicios. También los conflictos laborales influyeron en la merma de la producción.

La nueva Junta Directiva de la Corporación Siderúrgica de Venezuela (CSV) y de Ferrominera Orinoco, bajo la presidencia del General de División Jesús Zambrano Mata, tiene como principal misión ejecutar el Plan para la Ordenación del Sector Siderúrgico y es la concentración de trabajadores más numerosa de Sur América: unos 50 mil.

El esfuerzo sistematizado para incrementar la productividad y el rendimiento económico de todo el complejo, pudimos averiguar, ha logrado que en el año 2014, se adquirieran equipos de producción e infraestructura por 517 millones de bolívares.

Recuperaron equipos de producción mediante la adquisición de repuestos y consumibles por la cantidad de Bs 1.500 millones. Se impulsó la formación de inventarios de materia prima y pellas para la producción de briquetas y se programaron las paradas para el mantenimiento en las plantas de pellas y briquetas. Han aplicado acciones para mantener un ritmo productivo en las dos líneas de pellas de Sidor y la reactivación de la producción en la planta de pellas de Ferrominera.

Producción de Pellas

La siderúrgica del Orinoco, funciona dentro de un altamente tecnificado complejo de producción de acero a partir del hierro, aplicando tecnología de hornos eléctricos de arco y reducción directa, utilizando como materia prima las pellas (mineral de hierro finamente molido, agrupado en forma esférica). En el proceso se aplican políticas y medidas minimizadoras de impacto ambiental. Ahora, penetrémonos en el interesante proceso de producción de pellas en Ferrominera Orinoco. Durante el recorrido observamos cada equipo, fase o proceso. Todo el sistema es tecnología japonesa.

Peletización

El proceso de peletización comienza con la materia prima. Usa mineral fino y dos aditivos para mejorar la composición física y química del producto. Uno de esos aditivos es la dolomita, de la cual recibieron recientemente 30.000 toneladas importadas desde Canadá. Se usan 24 kg por tonelada producida de pella y se adicionan también otros elementos químicos como el magnesio y la bentonita, de la cual recibieron este año 4.000 toneladas provenientes de Grecia. Estos elementos químicos mejoran la calidad física de las pellas, para una mejor calidad, a la vez, de los productos aguas abajo. En este proceso de peletización para llegar a acero, se necesita reducir el hierro y sacarle el oxígeno, que lo hacen las plantas briqueteras.

En la naturaleza, el hierro concentrado (Fe) no se consigue, lo que existe es el óxido de hierro (FeO). Por lo tanto, cuando se requiere fabricar el acero, se reduce el hierro, extrayendo el oxígeno, y se obtiene así un hierro más puro. El mineral de hierro extraído de las minas de Ciudad Piar tiene una concentración de hierro (62%), superior a muchas minas del mundo. Por ejemplo, en China, el porcentaje es bajo (menos del 31%). El proceso de lograr un concentrado de mayor grado, será mejorado a través de la planta de concentración de cuarcitas friables, proyecto en el cual se separara la sílice del mineral de hierro, mejorando su calidad, ya que la sílice es un elemento no requerido en las peletizadoras y las acerías.

En Venezuela hay dos plantas de pelitización: una de Sidor con dos líneas, que tiene una capacidad instalada de producción de 8 millones de toneladas y la de Ferrominera tiene una capacidad de 3 millones de toneladas, para un total de 11 millones de toneladas anuales de producción de pellas. Actualmente Ferrominera avanza en un proyecto de incorporar una nueva línea de pellas. En el proceso de hidratación y calcinación hay dos equipos: parrilla-horno, con tecnología Allis-Charmer. Sidor no utiliza bentonita, solo dolomita, dado que hay un producto fabricado en sustitución de la bentonita. Hay un proceso para formar la pella y uno de endurecimiento y calcinación. Cada silo tiene abajo una balanza y todo el sistema es computarizado en un 98%. La planta fue diseñada para ser operada desde un centro de control de calidad, que calibra la composición, si falta o sobra algún elemento y que cantidades hay que adicionar.

El mineral de hierro con la dolomita y bentonita rueda luego en forma de talco sobre una cinta, después de haber sido molido. La calidad requerida del mineral que llega requiere una molienda adicional en la planta y una extracción de la humedad a través de un secador rotatorio y tubular, donde se manejan temperaturas de 100 grados.

Así logran reducir de 8% a 0% la humedad. La molienda es de impacto. La mayoría de las plantas del mundo tienen este proceso. El secador puede procesar 300 a 500 toneladas por hora. Una vez secado, hay un material que viene de la mina que si posee la granulometría requerida, dicho mineral es denominado mineral fino. El material que no es fino pasa seco a unos molinos de bolas o de impacto. La planta se instaló en el año 1994 con una capacidad de 3,3 millones de toneladas y el 2007 y trataron de ampliarla a una capacidad de 4 millones de toneladas. Todo el material es recuperado. El material molido, con los aditivos, es guardado en un silo gigante, donde caben 2.000 toneladas. Al material muy fino le meten aire y lo mantienen en movimiento para que no se dañe.

Deshidratación

En la planta de producción de pellas de Ferrominera, el proceso de deshidratación se realiza en la parrilla con aire caliente por distintos ductos y ese camado sale de 60 a 200 grados centígrados. Cuando seca, lo calcinan y le meten candela, en un horno rotatorio, donde se manejan temperaturas de 1.100 grados centígrados, va rotando internamente y sale la pella al rojo vivo.

En el caso de la planta de pellas de Sidor, se cuenta con parrillas más grandes y más altas temperaturas.

Siguiendo con el proceso de pellas de Ferrominera, observamos que luego de que la pella sale con una temperatura de 1.100 grados centígrados, pasa a un enfriador inyectándole aire frío. El aire caliente que sale, se recupera y lo meten al secador de nuevo (lo reciclan). La pella sale del enfriador más o menos a 80 grados centígrados. En unas cribas se separa el grueso y en otra el más fino. Entonces, lo despachan directamente, vía cintas, a las briqueteadoras Briqven y Comsigua. Este proceso de formación de las pellas dura aproximadamente 2 horas.

Aunque esta planta que se adquirió a los japoneses llave en mano, con una capacidad de 3,3 millones de toneladas, nunca ha pasado de 3,1 millones de toneladas por problemas con los equipos y repuestos.

La planta estuvo dos años parada hasta el 2014. Reinició operaciones el 23 de Diciembre de 2014, luego de una gestión de recuperación y mantenimientos.

Producción local de HRD/HBC

Las plantas de hierro de reducción directa (HRD) y de hierro briqueteado en caliente (HBC) en Venezuela, es un sector importante de la cadena ferrosiderúrgica nacional. Instaladas inicialmente con inversión privada y con participación accionaria minoritaria del Estado, a través de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y de Ferrominera. Actualmente, la industria nacional de hierro de reducción directa cuenta con una capacidad instalada de 10,2 millones de toneladas, y se encuentra totalmente bajo la dirección del Estado Venezolano, luego del inicio de la nacionalización de las empresas productoras de briquetas, en el año 2008.

Las plantas de producción de HRD y HBC están ubicadas en su totalidad en la región Guayana y la conforman las empresas Sidor, Comsigua, BriqVen, Briqcar (Briquetas del Caroní), Orinoco Iron (Briquetas del Orinoco) y la planta de briquetas de Ferrominera, las cuales emplean tecnologías Midrex, HyL y Finmet, utilizando como materia prima el mineral de hierro, en forma de finos, gruesos y pellas.

Es importante señalar que, en el contexto mundial, desde 1982 hasta el 2002, Venezuela fue líder en producción de hierro reducido, siendo superado solo por México, en los años 1991,1998 y 1999, y por India, en 2001, años en los cuales ocupó la segunda posición.

A partir del 2003, India se ha mantenido como líder, con Venezuela ocupando la segunda casilla hasta el 2008, cuando fue desplazada de esa posición por Irán. Desde el 2010, Venezuela ocupa el quinto lugar en producción de hierro reducido, después de India, Irán, México y Arabia Saudita. Luego del máximo histórico de producción nacional, alcanzado en el año 2005 (8,9 millones de toneladas en el año, equivalente al 87% de la capacidad instalada nacional), hasta registrar 2,6 millones en el año 2013.

Perspectivas 2015-2020

Para el lapso 2014 – 2020, se ha diseñado un escenario base de producción de metálico (HRD y briquetas), en correspondencia con el escenario de producción de pellas, que será la limitante para la producción de HRD, pero no así para la producción de acero, ya que se puede cambiar el patrón de carga, incorporando más chatarra y menos hierro de reducción directa. Las premisas de este escenario son: disponibilidad de reservas geológicas de mineral de hierro y capacidad de producción; recuperación e incremento progresivo de la producción en la primera línea de la planta de pellas de Ferrominera y las dos líneas de pellas de Sidor en capacidad plena; inicio de operación de la segunda línea de pellas de Ferrominera en el 2017, con un incremento progresivo de la utilización de la capacidad instalada, hasta alcanzar todo el sector en el año 2020, unas 13 millones de toneladas de pellas; también se espera el inicio de operaciones de la EPS Siderúrgica Nacional en el segundo trimestre del 2017; inicio de la producción de hierro concentrado a partir de cuarcitas friables, en el año 2018, hasta alcanzar su capacidad instalada en el 2020.

Además, se contempla el incremento de la capacidad de producción de la planta de briquetas de Ferrominera en 2019 a través del proyecto de inyección de oxigeno.

El hierro metálico (hierro de reducción directa y briquetas) que se produzca en el país, será aprovechado para la producción nacional de acero y, el resto, será destinado al mercado de exportación.

 

 

Con Información de: El Universal Felix Cordero