Economía
Trabajadores de cementeras volvieron a protestar en Guayana
Economía

Trabajadores de las fábricas de Vencemos, Venprecar y de la Industria Siderúrgica Nacional (Sidernac), tomaron las calles el día de hoy en horas de la mañana en una concentración que hicieron desde San Félix hasta Puerto Ordaz a través de la avenida Guayana para exigir que se discuta su contratación colectiva que tiene 5 años de retraso. La manifestación comenzó a las 6:00 am y se extendió hasta las 8:00 am en la que participaron trabajadores de las tres plantas.

Jhonny Linares, el secretario general del Sindicatos de Trabajadores de Venezolana de Cementos de Guayana, denunció que ya van cinco años sin discutir la contratación colectiva de Vencemos (anterior Cemex, empresa nacionalizada en 2008), a lo que agregó que los aumentos que han recibido son muy bajos.

Los trabajadores aseguraron que sus reclamos no han sido atendidos y que el viceministro de Industrias, Justo Noguera Pietri, no cumplió con la reunión pautada con los cementeros.

El sindicalista comentó que el General Ángel Jesús Moreno Gudiño, presidente de Vencemos, tiene la disposición de discutir la contratación colectiva, y solo espera por el visto bueno del Ministerio del Trabajo. Señaló que ha tratado de comunicarse en varias oportunidades con el viceministro del Trabajo, Elio Colmenares, pero que no ha obtenido respuesta.

Linares aseguró que este año la meta de producción estaba pautada para 300 mil toneladas métricas de cemento, pero su expectativa es lograr solamente entre 250 y 260 mil toneladas métricas. Agregó que cuando la empresa estaba en manos de Cemex se producían 340 mil toneladas métricas de cemento en un año, mientras que hoy en día solo se espera arribar a las 260 mil toneladas.

Linares reiteró que el llamado de los trabajadores es a discutir la contratación colectiva y recuperar la producción de la estatal. Adelantó que este viernes se realizará una reunión con todos los sindicatos cementeros del país en Guayana sobre las contrataciones colectivas.

FUENTE: Manuel Rubén Trujillo – EL UNIVERSAL