Editorial
Editorial: Ahogarse para después nadar
Editorial

1. En esa bestialidad conductual que legó Chávez al sistema político venezolano, ese “hago lo que me da la gana” el Presidente Maduro decidió que el Ministro de Defensa debía ser el General Reverol pese a que es de la Guardia Nacional y lo rechazaban las tres ramas estructurales de la FAN. Pero las condiciones no son las mismas que cuando el galáctico besaba reinas y carajeaba a quien fuera. No pudo con la reacción de los militares. Maduro se sostiene apenas en el pedazo de tiempo que resta para que terminen las operaciones internacionales que le buscan un final no traumático. Se debe sentir como un estudiante mientras el jurado decide la nota del examen oral que acaba de presentar.
2. Se le acaba la arena a Maduro por una decisión de ir a fondo, tomada entre Obama, Raúl Castro, El Vaticano, Brasil, Argentina, México, la Socialdemocracia Internacional, Rajoy, con Zapatero de operador principal, Torrijos deuteragonista, y también Fernández, ninguno sospechoso de derechismo. La información que se les cuela a los sobrinos desde el Tribunal de Nueva York parece romper todos los límites del escándalo. Alguien escribió alguna vez que luego de los Vladivideos, en una Van en la que se desplazaban por Nueva York con otros mandatarios durante la Cumbre del Milenio, Madeleine Albright le dijo a Fujimori “Presidente: me dice el Presidente Clinton que, luego de Ud. haber hecho tanto por el Perú, lo mejor que puede hacer en este momento es ceder el paso”. Lo más probable es que no sea las palabras pero se sabe que fue una reunión terrible en la que la Secretaria de Estado lo puso contra la pared.
3. El General Padrino no es que repite como Ministro de Defensa como muchos dudaban, sino que es ahora Jefe de Gobierno, copresidente, primer paso de Maduro al letrero de exit. Con algo de razón se dice que el equipo del 4-F ha tomado el control de la FAN, pero Padrino no se encumbra por eso, sino porque tiene aceptación de todos los factores internos. El es mucho más que jefe de una facción, es el jefe de todos.
4. La oposición ha sido simplemente heroica en su lucha y lamentablemente se ha distraído de estas operaciones de alta política internacional que imponen una salida no violenta ni aplastante para los revolucionarios. El diálogo en Venezuela viene, aunque retardado porque la oposición no se dio cuenta que estaban dialogando por ella. La declaración de Raúl donde atribuye los problemas económicos actuales de la Isla a Venezuela, aparte de ser simpáticamente sinvergüenza, es simplemente sacarle la silla. El no quiere que su pueblo sufra más por culpa de Maduro. La parte más dramática del diálogo se dio fuera de Venezuela- y no en Santo Domingo- y ahora vendrán los ajustes locales.
4. Lástima que Chávez no vivió para ver en lo que terminó el grotesco adefesio social que quiso crear en Venezuela. De todavía comer pan, seguramente hace rato habría negociado y les tendría sendos mangos atravesados en la jeta a Al Aissame y Jorge Rodríguez. Seguramente con la experiencia del 11 abril no hubiera esperado ahogarse para nadar.