Editorial
Editorial: antes que me comas los sesos me los machaco
Editorial

Hay muchas razones para preocuparse.Las fuerzas democráticas lucen will y lejos de regresar a home,cada vez hacen cosas más insólitas que deben provocar sonrisas en observadores internacionales. No quedaría de otra, frente algo tan fuera de serie como provocar trancas en las autopistas. Sin extrañeza recibirímos que el mismo estratega propusiera crear brigadas para arrojar repentinamente agua u otras sustancias a los transeuntes (con lo que se adelanta el carnaval) o pasearse de noche por las urbanizaciones en camiones con plantas móviles de sonido para que nadie pueda dormir.

Recomendamos formalmente a quienes planifican tales iniciativas,tomar en cuenta estas proposiciones. Como si fuera poco con lo de la autopista, importantes y temibles estrategas han tenido otra genial ocurrencia.Su Santidad tramitó personalmente un milagro:Putin,el hombre más importante del momento, declaró sobre la necesidad de un diálogo en Venezuela,una una patada en la espinilla a Maduro.El rugido no tardó: desde la Asamblea Nacional el león se hizo sentir y hubo pánico en la selva. Putin es “injerencista” con la palabra favorita de Fidel y Chávez y ahora de Maduro y Delcy Rodríguez.De esa manera manera mandan “al cuerno” a los que manifiestan su preocupación porque no haya un desenlace macabro en Venezuela.De paso quedan marcados como “injerencistas” del Vaticano para abajo todos los que han venido a meter sus narices imperialistas en Venezuela como OEA y la Unión Europea entre otros.Como si no fuera suficiente,se les prometió a Rusia y China que un nuevo gobierno no cacelará deudas contraídas fuera de la aprobación de la AN. Esto ayuda a  abroquelar y remachar  aún más la incondicionalidad de Rusia y China,en otro alarde de sabiduría política.

De esta manera se aseguran que ambos,en vez de salidas pacíficas,se esfuercen por mantener la revolución cuanto sea posible. Derrotados en lo interno,con el gobierno a la ofensiva y la población comprensiblemente desactivada por la frustración,debería hacerse un esfuerzo por aumentar el respaldo internacional y no para restarlo.Son cosas muy sencillas que todo dirigente debería saber,particularmente cuando la oposición luce acorralada y sobre todo,autoacorralada. Esto último ocurre cuando un movimiento no sabe como salir del atolladero y las esperanzas se desvanecen.