Editorial
Editorial: ¿Cayeron barreras?
Editorial

Monseñor Padrón,a nombre de la CEV,dejó caer una frase esperanzadora a la visita del Ministro Jaua: que con ella habían”caído barreras”,y negó,por inútil,el sentido de una constituyente. Todo el mundo se pregunta cuánto más puede durar este cuadro de violencia que lleva más de 40 días polarizado entre la”constituyente comunal”,extraña a la Ley y cuya realización sería disruptiva,y las”elecciones generales este año”que al no ser constitucionales formarían parte de otra disrupción. Aún en caso de renuncia presidencial,el protocolo no se parece a eso.
El país debate supuestas”salidas”a la crisis que no se plantean un pacto de convivencia sino aplastar al adversario,lo que anuncia más  crisis.El gobierno apuesta al TSJ,el CNE, a los gobernadores y alcaldes vencidos,y al monopolio de la  la capacidad coactiva, mientras la oposición se apoya en la mayoría popular que se expresó el 6D, y en la AN. Hay claros síntomas de cansancio después de 40 días.
Voluntad Popular,por vía de Guevara, asoma la posibilidad de abrir conversaciones y en otra declaración marca distancia de los escraches contra “hijos del gobierno”.Al tiempo las movilizaciones han derivado a guarimbas inficionadas de factores extraños.Menos estudiantes de bachillerato,como en experiencias anteriores y más niños de la calle y factores vandálicos.
En urbanizaciones de Caracas y el interior los vecinos hablan de organizarse para repeler la violencia,fenómeno de indescriptible gravedad.El desgaste del gobierno se aprecia en que figuras importantes del partido y de la FA marcan distancia de la constituyente comunal,a tal extremo que no han podido presentar las bases del proyecto.Por desventura en el debate político retrocede la racionalidad y cada quien quiere demostrar machismo político,en un teatro pre electoral.La oposición piensa que la dinámica de la crisis hará inviable al gobierno y se produciría una”eventualidad”.
Así suponen que se abriría paso una junta de gobierno y las elecciones generales este año.El gobierno por su lado,no tiene de otra que aferrarse si no logra garantías políticas e institucionales que prevengan una ordalía si salen del poder, con un nuevo aditamento:seguridad para sus familias.Esto hace pensar que estarían dispuestos a todo,si no se logran  acuerdos previos.Ojalá las palabras de Monseñor Padrón anuncien que la Iglesia pase a ser mediadora para que, por pactos de gobernabilidad, se cambie la violencia por la esperanza de entendimiento y se detenga la caída por el barranco. @Dossier33