Editorial
Editorial Dossier33: ¡Otra oportunidad!
Editorial

El stadium de Santiago de Compostela de bote en bote con el programa Quiero ser millonario en vivo. “Pregunta final por el millón de euros”. Un silencio sólido, mineral (el concursante era profesor de matemáticas en la Universidad)… “¿cuánto es… cuatro por cuatro?”-instante dramático y responde- “…cuatro por cuatro…cuatro por cuatro … ocho”- “!Respuesta equivocada!” truena en animador -la depresión inundó las gradas y luego un estallido de pre violencia, el público quiere romper los asientos-“-!otra oportunidad, otra oportunidad, otra oportunidad! chillaba la muchedumbre en la amenaza de quemarlo todo. Cautamente los directivos conceden la nueva oportunidad. “!Otra pregunta final para el concursante!… ¿cuánto es cuatro más cuatro”- cavila y finalmente dispara, dubitativo: “ocho”. Luego de siglos de respiraciones contenidas, los diecinueve mil espectadores comienzan a gritar en coro: “otra oportunidad, otra oportunidad, otra oportunidad….”

Los que hablan duro, principista, ético, íntegro, vertical, indoblegable y toda la colección de ripios que  dicen algunos políticos que viven para el autoelogio, ya comienzan a decir que las elecciones de gobernadores son “traición a la patria” y lo consecuente es el revocatorio. Hasta hace poco los traidores eran los que no estaban con la constituyente, pero como ellos se cambiaron, hay indulgencia plenaria para los pecadores. Varias cosas que valdría la pena puntualizar a estos expertos en salvarle los juegos a Chávez, a Maduro y si siguen así, al futuro Presidente  Héctor Rodríguez. El RR es un tigre, pero recién nacido: es un tigre, pero solo sirve para jugar con él. Siempre su realización estará en las manos del TSJ, independientemente de cualquier razón jurídica que no viene al caso porque no existe Estado de Derecho.

Y si lo aprueba el CNE, como posiblemente ocurra, es porque cualquiera con 100 gramos de seso sabe que sus condiciones son demasiado cuesta arriba para que la oposición lo gane.  Por no hablar de la recolección del 20% de las de firmas del Registro Electoral 3.900.822 curvas o planas en términos que decida el CNE (no hay que recontar la historia de mitos urbanos sobre esa recolección), Luego hay que hacer que vote más de 7.587.532  votos alcanzados por de Maduro en 2013. Y ¿por qué imposible?: elemental querido saltamontes. Porque el gobierno va a boicotearlo, a jugar a la abstención para darle una tunda a los opositores.

No habrá el apasionamiento de esa polarización cabeza a cabeza que se presentó en el match Capriles-Maduro 2013, sino una pantomima fría y lo que es peor, en la que no existirá el secreto del voto. Difícilmente vayan a votar los empleados públicos porque ese mismo día estarían botados con la otra B. A diferencia de lo que dicen los “duros”, lo único que preocupa al gobierno es la elección de gobernadores  porque las tienen perdidas, quiere impedirlas,  y hay tontos y retontos que le hacen el juego. No hay que ser un genio para saber escoger entre un revocatorio perdido y unas elecciones de gobernadores ganadas ¿Será que nos equivocaremos?!Otra oportunidad, otra oportunidad!