Editorial
Editorial: La campaña más extraña del mundo
Editorial

La campaña más extraña del mundo
Fue una campaña que deberían estudiarla especialistas de todas partes, no por la importancia de Venezuela, que es cada día menor, sino como evidencia de que la capacidad de separar el odio del sentido práctico, primera condición de un dirigente, no existe en el grupo de individuos que ha conducido la política opositora. Eso los llevó a entregar en un golpe de dados la democracia, el futuro, la gente, todo, por ceder a bajas pasiones. Una evidencia realmente demoledora de que el grupo al que la vida llevó a posiciones de responsabilidad, no podía con la carga, era demasiado para ellos.
Con 80% o más de la ciudadanía en contra de Maduro, el razonamiento simple daba para hacer desaparecer la revolución debajo de una montaña de votos, y la MUD que venía durante diez años y de éxito en éxito en la marcha electoral, decidió llamar, primero a insurrecciones civiles desarmadas y ahora a abstenerse e ir por la cabeza de Henri Falcón aunque el costo fuera correr el peligro de que ganara Maduro. Optó por el camino contranatura de sabotearlo y por lo tanto favorecer la permanencia de la revolución o eventualmente el advenimiento de Bertucci (gente de Voluntad Popular estuvo los últimos días girando propaganda de este personaje)
Aunque dicen que en la política no hay muertos, ni siquiera los que están enterrados, lo cierto es que los partidos y la MUD atraviesan en este momento por una especie de catalepsia, cuyo principal peligro consiste en que muchos de los afectados por este mal, suelen despertarse del ataque dentro de la tumba. Según un trabajo presentado por la UCAB, aparecen como las últimas instituciones en cuanto a prestigio.
Mientras los estudiantes tienen un registro de 76.3% de simpatía, la Asamblea Constituyente 36% y la Guardia Nacional 28.4, los partidos se mueven en un rango que va entre 24% y 18.5, y el PSUV los supera con 35.8%, pese al descrédito del gobierno y de Nicolás Maduro. Otras encuestas los colocan entre 1% y 4% lo que depende de cómo hayan diseñado la muestra o como haya sido la pregunta. Pero independientemente de eso, es alarmante que los partidos democráticos estén por debajo de estos últimos tres factores mencionados.
Así entonces que la oposición radical hace campaña para que gane el gobierno, corresponde al mundo de lo insólito.
Luego de las elecciones de hoy parece que habrá un nuevo sistema político. Pase lo que pase, el PSUV seguirá actuando y ahora las fuerzas democráticas están diametralmente divididas. Parece que el nuevo escenario es a tres y no a dos como había venido siendo hasta ahora. Algunos harán esfuerzos para que se produzca la reconciliación pero no será fácil después de semejante traición y demostración de mala fe, como apostar a acabar con Falcón, quien siempre fue un miembro leal e incuestionable de la MUD. Se demuestra de para algunos la Unidad era intocable cuando había trompos servidores, pero solo hasta ahí. Mucho cuidado si se les ocurría que podían jugar. Quedó demostrado que así como lo acaban de hacer, a la menor oportunidad pueden repetir la traición.