Editorial
Editorial: La corte de los milagros
Editorial

La MUD para subrayar su  condición democrática ha tenido a bien crear una instancia especial para que participen micropartidos y grupúsculos sin representación e incluso sin militantes. Varios de ellos no lo merecen, porque su aporte es  cero y más bien producen costos políticos, porque la misma torpeza e incomprensión de la realidad que los llevó a extinguirse error tras error, los hace ahora un fardo para tomar decisiones serias. Se aprecia en un terriblemente mal escrito documento que pusieron en el aire el 29 de octubre por la WEB, con el propósito de diferenciarse de la MUD. Es interesante ver en él un desfile de lugares comunes, superficialidades, ripios, inexatitudes, vivezas tontas que son precisamente las que impiden a un grupo humano o una persona dejar de ser irrelevantes políticamente y convertirse en una opción real. Quieren poner cada vez la vara  más alta, precisamente los que no tienen escalera y posiblemente ni siquiera piernas, por no decir votos ni gente. Es difícil creer que alguien que tenga en la cabeza alguna otra cosa además de pelo  crea que el 3 de Noviembre las multitudes  pueden llegar a Miraflores, a menos que sea en medio de una desgracia nacional que nunca se olvidará. El gobierno amenaza con sangre y sabemos que no miente porque lo ha demostrado. La diferencia es que está en la  naturaleza revolucionaria  derramarla mientras que  los sectores mayoritarios de la MUD  al contrario tienen sentido de la responsabilidad para con quienes dirigen y no van a empujarlos a una tragedia estúpida. Y estos quince náufragos que firman “el documento”  contra la Unidad …¿qué será lo que piensan hacer al llegar al llamado “palacio” de  Miraflores?…