Editorial
Editorial: legado constituyente
Editorial

En una perspectiva de política racional,a alguna gente le pasó por la cabeza participar en la Asamblea Constituyente. La lógica era bastante  aceptable. Indicaba que en las dictaduras se lucha para que los autócratas abran ventanas,convoquen  elecciones y si la de aquí lo hace, lo adecuado es concurrir.

Pero en la asombrosa constituyente venezolana ocurre un fenómeno nunca visto en la triste historia de esos retorcidos especímenes: un poder total, nominalmente por encima de todos los demás (nominalmente porque siempre están bajo la hegemonía de caudillos), lo va a escoger a dedo un grupo mínimo de afectos bolivarianos, con el registro electoral de un partido, el PSUV, y un grupo de parapetos de organizaciones sociales designadas por el gobierno.

Extreman la burla: tras cincuenta muertos, cincuenta días de movilizaciones en las calles, dos mil detenidos,incontables heridos y afectados por pedir elecciones generales este año,se convoca la inscripción de candidatos a la constiruyente  los dos primeros días de la semana que viene para que nadie,salvo los militantes del partido de gobierno,puedan hacerlo.

La historia de las constituyentes evidencia que son proyectos autoritarios o totalitarios pero en general se realizaron  cuando los regímenes podían contar con el triunfo legítimo en las urnas. Esta se convoca con 80% de repudio de la opinión,contra la voluntad de la ciudadanía, y no podría tener más que tristes resultados. Si  pretendían enfrentar la crisis política con ella,lo cierto es que  arreciará hasta extremos el deterioro y la destrucción política,económica y social de extremos incalculables.

Pareciera que el gobierno se propone exacerbar los ánimos y provocar una reacción militar  para proceder de nuevo a una limpieza de la FFAA. Es evidente que buscan que  entre los civiles se incrementen las guarimbas y en general la violencia en las calles,mientras  desmoralizan a quienes marchan pacíficamente. Un número de personas de ilegítima representación al servicio de la cúpula disolverán o terminarán de castrar la Asamblea Nacional,las gobernaciones y alcaldías electas instalando abiertamente la dictadura o dictablanda, ya veremos. Mientras tanto se burlan de la miseria de la gente,su desesperación en un país que sufre de recesión,devaluación e inflación crónicas.

A cambio de la propuesta de elecciones generales este año, Venezuela va por la senda de un nuevo Haití soportado sobre bayonetas,terrorismo de Estado,cárceles mientras la prostitución comenzará a los doce años y los niños no irán a la escuela sino vagarán, robarán y pedirán limosna.

El legado de la revolución..