Editorial
Editorial: Predicciones 2017.
Editorial

Este editorial no será el más popular, pero sacamos la bola de cristal para hacer un pronóstico del año que comienza:

  1. En lo económico: seguirá una caída sostenida de la economía, la inflación será la peor de nuestra historia y con nostalgia veremos el año 2016, no es cosa de genios lo que se acaba de decir. Está muy claro que la intención del gobierno es acabar con la empresa privada y las últimas medidas espantan a los inversionistas, el manejar económico diseñado por el español Serrano -militante del partido Podemos-, es muy destructivo, parafraseando sus palabras “hay que mantener el control de los medios de producción y acabar con las especulación” , se empeña el gobierno en seguir desobedeciendo a la terca realidad, de eso que llaman la ley de la oferta y la demanda, por eso no se puede esperar otro resultado que la profundización de la crisis económica.

Si el dólar varios drásticamente en diciembre, en el primer trimestre del 2017, esa tendencia continuará, pues los empresarios se apalancarán en el dólar para resguardar su capital; el desabastecimiento se profundizará, la política de control de precios y de ataque al sector privado, hará que muchos empresarios eviten traer mercancía a dólar libre.

  1. En lo político: a partir de la primera semana del mes de enero, el presidente Nicolás Maduro se volverá la carta de cambio del chavismo, esa barajita perdió su valor y en él siempre encontraran un culpable, por razones constitucionales para la cúpula roja era de vital importancia mantenerlos hasta esta el 10 del presente, ya que de acuerdo a la Constitución culminaría el período el vicepresidente.

Esto abre una posibilidad de negociación distinta, y comienza una nueva etapa, donde la palabra transición política cobra valor. Para nadie debe ser una sorpresa que líderes del PSUV o militares le pidan la renuncia al golpeado presidente, con una promesa de rectificación,  se frotaran  las manos soñando en tomar el control del país, por la fuerza de los hechos y defendiendo el “Legado de Chávez” – que no es otra cosas que el desastre que hoy vivimos-.

La fractura del bloque oficialista traerá más inestabilidad y ese será el comienzo de la verdadera negociación –que por mala praxis dejamos de ver en él 2016-, pues se entenderá que para poder gobernar será necesario considerar al resto de las fuerzas en pugna (unos tienen armas y otros tienen votos).

  1. La oposición: después de un desastroso año 2016, parte de la oposición continuará en el atajo, llamarán a calle y más calle, el desgaste de llenará de frustración a la fuerza opositora.

Otro grupo un poco más realista,  llama a la reunificación de la unidad, está división será temporal, una elección de gobernadores centrará de nuevo el discurso en lo político y ordenará que la acumulación de fuerzas es necesaria y el discurso de cambio encontrará un nuevo significado pues se comprenderá la necesidad de construir nuevos espacios de entendimiento que superen la polarización inmediatista.

 Si después de leer estas líneas, usted piensa que esas palabras son las de un colaboracionista, vendido a los “Castro” o tarifado por el gobierno; usted no conoce la experiencia contra los gobiernos de corte totalitario y sólo como ayuda memoria sugerimos revisar, la historia:

  • Después de ganaran el referéndum la coalición a favor del “No” en Chile; se abrió una elección democrática, en la que Augusto Pinochet fue ministro de la defensa y un grupo de generales quedaron en el senado, varios años después sigue vigente la misma constitución.
  • Violeta Chamorro tuvo que constituir una Junta de Reconstrucción Nacional en la que incluyo a sus enemigos los hermanos Ortega en el ejecutivo para poder garantizar la paz.
  • La negociación de un pacto mínimo común entre políticos y militares, llevo a la democracia de Brasil a la consolidación de las elecciones libre y el respeto a las instituciones.
  • Un entendimiento de las fuerzas políticas sobre la necesidad de fortalecer la democracia con la caída de la URSS, permitió el crecimiento económico y la estabilidad posterior a la caída del bloque.

Lo anterior no es una receta, pues cada sociedad es distinta, lo que sí es muy claro, es la necesidad de encontrar caminos de entendimiento. Es necesario dejar de satanizar la negociación, el gran país clama un cambio y empieza por entender que sólo es posible negociando una salida consensuada; sino lo que queda es de la confrontación. El entendimiento político por más complicado y difícil que parezca,  es la ruta para garantizar la democracia, en paz; debemos sumar a los contrarios y fortalecer la estrategia unitaria.

Desde Dossier33.com, elevamos nuestras oraciones para que este 2017, nos traigan un camino de reconquista de las fuerzas democráticas en paz, con paso firme y entendiendo en nuestras diferencias, donde las profecías negativas queden en el pasado y se abra un camino de prosperidad para nuestro querido país.