Editorial
Editorial “!Regálele un perrito!”
Editorial

Los abstencionistas andan con una historieta sobre el supuesto reconocimiento de la constituyente por la oposición. Dicen eso a partir de algunas eventuales acciones que tendría que tomar la última bajo eso que se llama “fuerza mayor”.Con ello los abstencionistas demuestran lo que todo el mundo sabe: carencia de sentido práctico y visión adolescente de la política.Pero además, extraordinaria falta de escrúpulos y piel de niñita. Un columnista habló de cretinismo político para calificar sus peripecias. Inmediatamente les dio una pataleta y salieron a pedir respeto,aunque la cuadrilla de 6 o 7 que integran, tiene como única actividad jugar con tuiter para calumniar y ensuciar a quienes tienen otro punto de vista. Si los candidatos a gobernadores concurrieran a una citación de la tal constituyente sería como dijimos antes, el comportamiento frente a un hecho de fuerza, no una”legitimación”como afirman en ese trillado lenguaje.Si un atracador nos apunta con un arma, entregarle la cartera no es legitimarlo. La constituyente es un parapeto que no reconoce nadie ni fuera ni dentro del país,ni la van a reconocer, por más que el primitivismo abstencionista lo difunda. El gobierno está prensado porque la comunidad internacional no acepta ninguna decisión de endeudamiento que no tenga el sello del legislativo y cuando anunciaron que la aprobaría la constituyente recibieron trompetillas. No hay manera de que la oposición legitime ese adefesio como esparcen los vagos que deambulan por ahí. Sería mucho menos nocivo para todos que consiguieran un trabajo, tuvieran de que ocuparse y algún sitio donde ir todos los días. O por lo menos que alguien les regalara un perro o cualquier otra mascota para que la criaran, porque aseguran que así los niños adquieren sentido de la responsabilidad. Dicen que Iglesia ha tomado partido por hacer uso del derecho al voto y que se lo ha comunicado a estos desocupados. Ojalá sea cierto.