Editorial
Editorial:¿Cómo es un prediálogo?
Editorial
 Según suelen ocurrir las cosas en estas latitudes,se inicia un diálogo entre gobierno y oposición en Santo Domingo y alguno de los factores dice que no, que es más bien algo parecido, y algún burlista habló de un “prediálogo”.
Prediálogo luce como una salida humorística y recuerda  aquel Presidente norteamericano que se procuraba sistemáticamente  felaciones pero consideraba que eso “no era una relación sexual”.
El encuentro es producto de una intensa presión de la comunidad internacional sobre los actores que parecen no entender muy bien la situación.
Cuánto duren las discusiones y que produzcan algún fruto es relativo a la voluntad de los dos grupos.En el caso de las conversaciones de paz para Colombia,ambos factores querían llegar a un acuerdo y superaron mareas y huracanes para lograrlo.Aquí no parece que haya el mismo ánimo pero eso pudiera cambiar. Si el gobierno quiere resolver algo, comete un error poniendo como sine qua non un supuesto reconocimiento de la constituyente por la oposición.
Eso luce absurdo por todos lados ya que el único desconocimiento de este órgano que afecta al régimen es el de la comunidad internacional y es lo que ha hecho que la presión se intensifique. Por el otro sector, si es verdad que la libertad de los presos políticos y el fin de otras acciones persecutorias es su precondición del diálogo,también luce como un subterfugio para romperlo. Es preciso que las reuniones comiencen para que todos esos elementos se puedan transar, moderar e intercambiar.Tanto el gobierno como la oposición vienen del fracaso.
El primero con una gestión administrativa sin precedentes por la incompetencia demostrada y la incapacidad para buscar asesoría adecuada.  La segunda por sus intentos fallidos para salir de Maduro con tentativas que la opinión externa entendía como un poco “mensas”, dijo un político mexicano que anduvo por aquí.No  hay mucho tiempo porque el año que viene debe haber elecciones.Ese es el verdadero acuerdo y las garantías institucionales para que no pueda haber venganzas políticas