Gastronomía
Come pizza de manera diferente… ¡Aprende cómo prepararla en cono!
Gastronomía

Si eres amante de la pizza, pero quieres probarla en otras presentaciones, ¡entonces esta receta está perfecta para ti!

Paso a paso, aprende cómo realizar la llamada pizza en cono, una receta fácil y con la que le darás una vuelta a la pizza tradicional.

¿Qué necesitas?

  • 400 gr de harina de fuerza
  • 200 ml de agua a temperatura ambiente (puede sustituirse por leche o cerveza)
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 10 gr de levadura fresca de panadería
  • 5 gr de sal
  • 1 chorrito de miel

¡Manos a la obra!

1. Según el sitio Pequerecetas.com, la preparación comienza frotando la levadura con la harina hasta reducirla a miguitas.

2. Agregamos la sal, el aceite, la miel y el agua a temperatura ambiente, y comenzamos a amasar en un bol amplio, ayudándonos de una rasqueta de panadero (o con las manos).

3. Cuando esté más o menos amalgamado, pasamos a la superficie de trabajo sin enharinar (es una masa muy manejable). Amasamos durante unos 10 minutos. Cuando ya tenemos una masa bastante trabajada, podemos enharinar la superficie de trabajo ligeramente.

4. Hacemos una bola doblando la masa repetidas veces hacia el interior e introducimos en un bol enharinado, tapamos con un paño, y dejamos levar hasta duplicar volumen en un lugar cálido (unas dos horas).

5. Una vez pasado este tiempo, amasamos ligeramente para desgasificar, y procedemos a estirar la masa muy fina, como de 1 mm.

6. Cortamos porciones de masa y forramos los moldes con la masa. Apretamos bien las zonas de cierre, podemos usar un poco de agua para asegurarnos un mejor sellado y que luego no se abra al hornear. Es mejor no llegar al borde de los moldes para extraer posteriormente los conos con facilidad.

 7. Precalentamos el horno a 250º C, vaporizamos con agua, bajamos la temperatura a 200º y horneamos durante unos 10 minutos, según hornos. Sacamos y dejamos enfriar un poco sobre una rejilla.

8. Extraemos los moldes. Una vez fríos los conos, podemos congelarlos, o proceder a rellenarlos. Una vez rellenos con nuestros ingredientes favoritos.

¡Buen provecho!

Fuente: Pequerecetas.com