Internacional
¿A qué países venden más armas EE.UU. y Rusia?
Internacional

Muchas cosas han cambiado en la política internacional desde que Estados Unidos y la entonces Unión Soviética (URSS) se embarcaron en una peligrosa carrera armamentística durante la Guerra Fría.

Pero otras no han cambiado tanto. Estados Unidos y Rusia, heredera de la URSS, siguen contando con una gran industria militar y son, en la actualidad, los principales exportadores de armamento pesado del mundo.

Entre los dos, exportaron 48% de todo el armamento mundial entre 2010 y 2014, según un análisis del Instituto Internacional de Investigaciones sobre la paz de Estocolmo (Sipri).

Estados Unidos, cuyas exportaciones aumentaron 23%, vendió armas a decenas de países. Sus tres principales clientes fueron Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos y Australia.

Corea del Sur es un viejo aliado de Washington y su adquisición de armamento es una respuesta al conflicto que mantiene con su vecino, Corea del Norte.

Australia, asustada por el poder creciente de China, se ha lanzado a la compra de armamento como forma de “disuadir” a los vecinos de la región de Asia y el Pacífico.

Rusia

Rusia, segundo país en volumen de exportaciones, vendió un 37% más de armamento pesado en los últimos cinco años.

En contraste con la cantidad de clientes de Estados Unidos, las transferencias de Rusia están más concentradas: India, China y Argelia supusieron casi el 60% del total de exportaciones de armamento pesado ruso.

Rusia utiliza las exportaciones como un medio para conseguir fondos para modernizar su industria, que juega un papel muy importante para el gobierno.

“Cuanto más exportan, más pueden invertir en su propia industria”, explica Siemon Wezeman, investigador senior del Programa de Armas y Gasto Militar de Sipri.

Eso ha puesto al país en manos de aliados “de conveniencia” como China.

Se trata de una alianza “débil” en la que Rusia prima el aspecto económico: conseguir fondos de manera inmediata ya que China paga al contado y sin necesidad de recurrir a créditos.

Pero como toda alianza de conveniencia, también tiene sus problemas. “China copia la tecnología rusa y empieza a competir en el mismo mercado”, afirma el investigador.

Por eso, algunas personas influyentes en el país han cuestionado que se venda armamento al gigante asiático que incluya la tecnología más avanzada.

Sipri ha confirmado la transferencia de armamento por parte de Rusia a los rebeldes que luchan en el este de Ucrania.

 

con información de BBC MUNDO