Internacional
Accesos a ordenador del fiscal Nisman tras su muerte fueron error de software
Internacional

Los supuestos accesos al ordenador del fiscal argentino Alberto Nisman que se produjeron horas después de su muerte fueron un error del sistema operativo de acuerdo con las pericias informáticas realizadas por los investigadores, informaron hoy medios locales.

Nisman, que investigó durante diez años el atentado contra la mutualista judía AMIA perpetrado en 1994 en Buenos Aires, apareció muerto, de un tiro en la cabeza, el pasado 18 de enero, cuatro días después de denunciar a la presidenta Cristina Fernández, por supuesto encubrimiento de los sospechosos iraníes del ataque terrorista.

Según fuentes de la investigación consultadas por los diarios Página 12 y Tiempo Argentino, las supuestas conexiones USB simultáneas que se produjeron en torno a las 20 hora local (23.00 GMT) del pasado 18 de enero se debieron a un fallo de actualización de la versión de Windows instalada en el dispositivo del fiscal.

Después de que la prensa local filtrara que se habían producido 60 accesos USB al ordenador de Nisman varias horas después de la hora estimada de su muerte y antes del descubrimiento del cadáver por parte de la madre, la fiscal de la causa, Viviana Fein, había confirmado que existían dichos registros pero que aún quedaba por determinar si eran reales, fallos o manipulaciones.

Los especialistas informáticos que trabajan tanto para la investigación oficial como para la querella, encabezada por la exmujer de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, determinaron que las supuestas conexiones no existieron sino que se trata de un error, habitual del sistema operativo.

Los expertos continúan aún trabajando en el peritaje de los dispositivos tecnológicos que pertenecían a Nisman, con lo que las conclusiones definitivas de esta parte de la investigación se demorarán varias semanas.

Este miércoles le fueron entregados a Viviana Fein los informes criminalísticos realizados por las distintas partes de la causa -sobre detalles de la escena de la muerte como la trayectoria de las manchas de sangre-, que se unirán a las conclusiones de la junta médica que analizó los datos forenses sin llegar a una teoría definitiva.

Además, los investigadores realizaron este martes un registro del vehículo de Nisman, aparcado aún en el complejo donde vivía el fiscal, en el exclusivo barrio de Puerto Madero de Buenos Aires.

A punto de cumplirse cinco meses de la muerte, el caso continúa estancado y hay fuertes divergencias entre la investigación oficial y la encargada por la ex mujer de Nisman y querellante en la causa, Sandra Arroyo Salgado.

Arroyo Salgado afirma que su exmarido fue asesinado, pero Fein mantiene que aún no hay pruebas concluyentes para determinar si se trató de un suicidio, suicidio inducido u homicidio.

Mientras, la Justicia argentina archivó la denuncia de Nisman contra Fernández por “inexistencia del delito”. EFE