Internacional
Al menos once muertos y 20 heridos en ataque a base de Fuerzas Aéreas indias
Internacional

Al menos once muertos y una veintena de heridos es el balance que deja ya el ataque a una base de las Fuerzas Aéreas indias en la provincia norteña del Punjab, donde continúan las operaciones para repeler la ofensiva con dos insurgentes todavía en el interior de las instalaciones.

La acción, iniciada en la madrugada del sábado, causó heridas a ocho miembros de las Fuerzas Aéreas y a una docena de miembros de la Guardia de Seguridad Nacional, cinco de ellos por una explosión ocurrida esta mañana durante la contraofensiva, informó en rueda de prensa el secretario indio de Interior, Rajiv Mehrishi.

Detalló que el jefe del grupo víctima de la detonación sucumbió posteriormente a sus heridas, lo que elevó a siete el número de bajas entre las fuerzas indias, mientras que el de insurgentes se mantiene en cuatro.

El pasado viernes, las autoridades lanzaron una “alerta” en sus departamentos por un posible ataque terrorista, tras hallar esa mañana el cadáver de un conductor degollado en el interior de un vehículo, explicó Mehrishi.

Ese mismo día, supieron con “más o menos” seguridad que los insurgentes se encontraban en el distrito de Pathankot, donde se sitúa la base atacada y cercano a la frontera con Pakistán, si bien desconocían qué “punto” de la zona podría ser objeto de la acción.

Los insurgentes fueron “localizados” sobre las 03.30 hora local (22.00 GMT) del sábado al comenzar el ataque y las fuerzas indias le hicieron frente “inmediatamente”, que los confinaron a un área alejada del material al que “probablemente” pretendían acceder, agregó el secretario.

Si bien la primera jornada de enfrentamientos terminó con la muerte de cuatro atacantes y la incertidumbre de si había más en la zona, las tropas constataron esta mañana la presencia de al menos otros dos insurgentes al producirse disparos desde dos lugares.

“Tenemos muchas esperanzas de que para esta tarde noche” el resto de insurgentes hayan sido abatidos, sentenció Mehrishi, al puntualizar que el material de la base no ha registrado daños.

El general de las Fuerzas Aéreas Anil Koshla indicó, por su parte, en la rueda de prensa que “todas” las agencias de seguridad indias están trabajando coordinadas y la operación se encuentra en una “fase avanzada”.

No descartó, sin embargo, que haya más de dos atacantes en la base en estos momentos.

A finales del pasado julio, un grupo de atacantes con uniforme militar se atrincheraron durante diez horas en una comisaría del Punjab, en una acción que causó diez muertes, entre ellas tres civiles, cuatro policías y tres asaltantes.

El Punjab es fronterizo con Cachemira, región disputada entre la India y Pakistán y su principal punto de enfrentamiento, por la que libraron dos guerras y varios conflictos menores desde la partición del subcontinente y la creación de ambos países en 1947. EFE