Internacional
Al Qaeda asume responsabilidades de la Policía en el sureste del Yemen
Internacional

La coalición de clanes suníes denominada “Hijos de Hadramaut”, perteneciente al grupo terrorista Al Qaeda, anunció hoy que ha asumido las labores de la Policía en la cuidad de Al Mukala, capital de la provincia de Hadramaut, en el sureste del Yemen.

El grupo explicó, en un comunicado difundido por internet, que había decidido prohibir el consumo y la venta de “qat” (una droga suave muy popular en el Yemen) “por sus daños graves al espíritu, a la economía personal, a la salud y a la familia”.

“La administración de seguridad de Al Mukala decidió prohibir el consumo y la venta de qat en toda la ciudad y sus periferias”, explicó.

El pasado 17 de abril, Al Qaeda realizó nuevos avances en Hadramaut gracias al apoyo de tribus suníes locales y al vacío de poder y de seguridad causado por el actual conflicto que vive el país.

Al Mukala estuvo bajo el dominio total de la organización terrorista los pasados 2 y 3 de abril.

Posteriormente, combatientes tribales anunciaron que habían expulsado a los radicales de la ciudad, aunque en realidad se creó una coalición con los clanes suníes denominada “Hijos de Hadramaut”.

Ambos grupos formaron además un consejo local para administrar la ciudad y empezaron a atacar cuarteles cercanos.

El conflicto, recrudecido desde que el pasado 26 de marzo comenzaron los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra posiciones de los rebeldes hutíes, ha provocado una grave crisis humanitaria en el Yemen.

Ayer, diferentes organizaciones humanitarias denunciaron que la inseguridad que todavía vive el país pese al alto el fuego de cinco días, que entró en vigor la noche del martes, y las negociaciones entre las partes están retrasando la llegada de importantes cargamentos de ayuda al país.

Esta coalición militar encabezada por Riad acusó en un comunicado al movimiento chií de los hutíes de violar la tregua con una docena de ataques en territorio yemení y en la frontera con Arabia Saudí.

Según la alianza, este incumplimiento pretende que “fracase la tregua humanitaria y obstaculizar los esfuerzos que se despliegan para ayudar al pueblo yemení”.

Fuente: EFE